Ir a contenido

Carmena decide no eliminar el anuncio de la blanca Navidad de 'Narcos'

El Gobierno de Colombia había solicitado al Ayuntamiento de Madrid que retirase el cartel

El consistorio alega que el asunto no compete a la ordenanza que regula la publicidad exterior

Iolanda Mármol

Carmena decide no eliminar el anuncio de la blanca Navidad de 'Narcos'

AGUSTIN CATALAN

Existe un diálogo delicioso en la serie 'Narcos'. Uno de los mercenarios de Pablo Escobar carga un vehículo de armas para una reunión que el capo mafioso se dispone a mantener. Escobar le detiene. “Son políticos, se asustan pronto. No necesitamos todo eso. Con una pistola bastará”, le advierte.

Ya no hay pistolas para amenazar a políticos y han pasado 23 años desde la muerte del célebre narcotraficante, pero su leyenda sigue desencadenando polémicas. La última, por la serie 'Narcos', que narra su leyenda. Netflix ha situado un gran cartel de promoción en plena plaza de Sol de Madrid, delante del kilómetro cero, donde se anuncia la serie con el eslogan “Oh, blanca Navidad” en una ingeniosa y transgresora referencia oblícua al tráfico de cocaina.

El anuncio no ha gustado nada al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que ha pedido al Ayuntamiento de Madrid y a Netflix que lo retiren porque entiende que daña la imagen de su país. La alcaldesa se niega. Fuentes próximas a Manuela Carmena han confirmado a este diario que el cartel continuará en Sol. “No lo vamos a quitar. El asunto no es objeto de reglamentación por la ordenanza reguladora de publicidad exterior”, argumentan.

HÉROE O VILLANO

El cartel de 'Narcos' se instaló en la plaza los primeros días de diciembre y ocupa toda la fachada del edificio que hay bajo el también histórico luminoso de Tío Pepe. De nada han servido las insistencias del embajador, del presidente, ni de la ministra de Cultura de Colombia. Las autoridades de ese país han protestado desde que comenzó la serie porque consideran que enaltece la controvertida figura del narcotraficante y fomenta una imagen peligrosa del tráfico de drogas. A su lado se alinea el PP, que desde los pasillos del Congreso ha asegurado que esa serie convierte en un héroe a Escobar.

El Ayuntamiento de Madrid se niega a entrar en el debate sobre los prejuicios o la reputación de Colombia. No discute las interpretaciones de lo blanca que pueda ser la Navidad y ajusta su decisión a la normativa vigente. Pablo Escobar se queda en Sol.