Ir a contenido

LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

El fiscal pide cárcel para dos imputados en el 'caso ITV' por fraude a Hacienda

La pieza investiga la venta de la planta de Sony en Catalunya

J. G. Albalat

Sergi Alsina acude a declarar a la Audiencia de Barcelona por el caso ITV, en junio del 2013.

Sergi Alsina acude a declarar a la Audiencia de Barcelona por el caso ITV, en junio del 2013. / RICARD CUGAT

Durante la investigación del presunto intento de amañar la adjudicación de estaciones de ITV en Catalunya, por el que está imputado el exdiputado de CDC Oriol Pujol, se descubrieron otras presuntas irregularidades, entre ellas el pago de comisiones en las deslocalizaciones de las multinacionales SharpYamaha y Sony. El juzgado que lleva la causa abrió una pieza separada por supuesto fraude a Hacienda. El fiscal Fernando Maldonado solicita ahora cinco años y medio de prisión y multa de medio millón de euros para el empresario Sergio Pastor, y siete años y medio de cárcel y 1,8 millones de multa para el asesor Sergi Alsina, amigo de Oriol Pujol, así como diferentes penas para otras cuatro personas. Tanto Pastor como Alsina están imputados en el 'caso ITV'.

En enero del 2011, Sony España vendió su planta de Viladecavalls (Barcelona) a la sociedad Ficosa Internacional SA. En esta operación intervinieron varios asesores, entre ellos Sergio Alsina, que recibió a través de una de sus sociedades dos millones de euros por su mediación por parte de Ficosa. Algunos de estos intermediarios, según la acusación, “facturaron los servicios profesionales prestados a través de sociedades creadas a tal efecto al objeto de tributar por el impuesto de sociedades y no, como era preceptivo, por el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), cuyo tipo impositivo es notablemente superior”.

CONTRATOS Y CONTRAPRESTACIONES

El fiscal sostiene que Pedro Navarrete, "como presidente de la mercantil Sony España SA", favoreció "al también acusado Sergi Alsina en la contratación de sus servicios a cambio de una contraprestación económica". En concreto, en la venta de la mercantil Sony España SA, Navarrete contrató, a indicación de su íntimo amigo Sergio Pastor, a Sergi Alsina “a cambio de que este último le retribuyera con parte de la remuneración” que recibiría de la parte compradora, Ficosa Internacional SA.

El presidente de Sony percibió 554.600 euros de Pastor, quien, a su vez, obtuvo de Alsina 1.109.200 euros para pagar la cantidad indicada a Navarrete. "Para ocultar la realidad de la cantidad percibida, los acusados Sergi Alsina y Sergio Pastor, de común acuerdo y con evidente ánimo de lucro", simularon facturas con conceptos presuntamente falsos, ya que eran por servicios que no se produjeron. El fiscal acusa a los empresarios y a las esposas de dos de ellos de varios delitos contra la Hacienda Pública y falsedad documental, ya que, presuntamente, emitieron estas facturas que no se correspondían con la realidad. El presunto fraude a Hacienda de Pastor ascendería a unos 233.300 euros; el de Alsina, a 890.340 euros en varios años.