Ir a contenido

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

El PSOE presume de "centralidad" y niega un pacto global con el PP

La gestora aclara que el congreso del partido tendrá lugar "antes del verano"

Fernández, como Rajoy, busca un "consenso" previo para encarar la reforma de la Constitución

Juan Ruiz Sierra

Javier Fernández, a la derecha, junto a miembros del Gobierno y presidentes autonómicos.

Javier Fernández, a la derecha, junto a miembros del Gobierno y presidentes autonómicos. / AGUSTÍN CATALÁN

Traumatizado por la controvertida abstención ante Mariano Rajoy, y con la brecha entre dirigentes y bases muy lejos de haberse cerrado, la dirección actual del PSOE, en situación de interinidad hasta el próximo congreso, considera que ahora, por fin, empieza a articular un relato. El nuevo discurso sostiene que permitir la continuidad en la Moncloa del líder del PP ha sido lo “menos malo”, ya que la alternativa eran unas terceras elecciones que reforzasen a la derecha y perjudicaran a los socialistas, mientras que ahora pueden, como han hecho en las últimas semanas, aprovechar la minoría parlamentaria de los conservadores para extraerles logros sociales y derogar sus leyes más polémicas. “Ahora estamos en la centralidad”, presumió este martes, durante el Día de la Constitución, el presidente de la gestora socialista, Javier Fernández.

Pero el PSOE se desplaza por un camino muy delicado y complejo, en el que tiene que demostrar distancia frente al PP y al mismo tiempo arrancarle compromisos, sin que parezca que los dos grandes partidos, en el fondo, caminan de la mano en su mutuo beneficio. Así que pocos días después de que los socialistas acordaran con el Gobierno la subida de un 8% del salario mínimo interprofesional, la mayor en 30 años, y un 0,6% de déficit para las autonomías, Fernández, en conversación informal, negó un pacto global con los conservadores.

Lo que ocurre, explicó, es que el PSOE, con sus 84 diputados, puede “pactar con el Gobierno, con Podemos y con Ciudadanos”. Con todos, con algunos o con ninguno, según las circunstancias.  El apoyo socialista a los próximos Presupuestos Generales del Estado, por ejemplo, es un “imposible medieval”, dijo Fernández.

LAS PRIMARIAS, EN MAYO

Tanto el presidente de la gestora como sus colaboradores habían evitado hasta ahora aclarar en público cuándo se celebraría el congreso del partido para elegir a su próximo secretario general. Fuentes de la dirección interina señalaban que no se retrasaría más allá de junio, pero ante un micrófono los dirigentes socialistas decían que aún no estaba decidido, frente a las exigencias del exlíder, Pedro Sánchez, de que el cónclave tuviera lugar cuanto antes. Esta vez, en cambio, Fernández fue muy claro. “Yo propondré que el congreso sean antes del verano”, anunció, en un nuevo síntoma de cierta relajación orgánica. Fuentes de la gestora señalaron después que las primarias en las que los militantes votarán a su líder (ningún candidato ha dado el paso al frente, pero Sánchez, Susana Díaz y Patxi López son los nombres que más suenan) tendrán lugar, en principio, a finales de mayo.

“Estamos mal, pero estamos mejor que hace un mes y medio”, concluyó Fernández. En octubre, poco después de acceder a su cargo, comparó el partido con “un solar”. 

MODIFICACIÓN DE LA CARTA MAGNA

En cuanto a la reforma de la Constitución, un asunto siempre presente en su aniversario pero que nunca acaba de concretarse, el asturiano explicó que el PSOE buscará el “consenso” antes de presentar su anunciada propuesta de crear una subcomisión que explore la modificación de la Carta Magna. Sus llamadas al acuerdo previo entre los partidos sobre la extensión del cambio legal fueron similares a las de Rajoy.

0 Comentarios
cargando