El PP aprovecha el caso italiano: "Los referendos los carga el diablo"

La dimisión de Renzi sirve a los populares para proyectar a Rajoy como "el líder con más fuerza después de Merkel"

Podemos apoya el 'no' pero defiende que Renzi convocara a los italianos

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y Mariano Rajoy, en una fotografía tomada en una cumbre europea en el 2014. 

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y Mariano Rajoy, en una fotografía tomada en una cumbre europea en el 2014.  / AFP PHOTO / ALAIN JOCARD

Se lee en minutos

P. M. / MADRID

El PP trató este lunes de arrimar el ascua a su sardina y aprovechó la victoria del 'no' en Italia para alertar de lo que podría pasar en España si se abre el melón de la reforma de la Constitución, cuyo aniversario se celebra este martes, y se somete a consulta: "Los referendos los carga el diablo", alertó el número 3, Fernando Martínez-Maillo

El dirigente conservador recordó que 35 diputados (y 27 senadores) pueden exigir que se convoque a la ciudadanía ante cualquier cambio de la Carta Magna, aunque esta sea menor. EL PERIÓDICO adelantó el martes que Mariano Rajoy teme tocar la ley de leyes porque, en pleno desafío, los independentistas podrían aprovechar para dar al referéndum legal un significado distinto. 

De ahí que el PP reiterara la necesidad de buscar el máximo consenso. Asimismo, aprovechó la crisis para tratar de apuntalar el liderazgo de Rajoy en la UE. Pese a que la derrota de Matteo Renzi supone para el Gobierno español la pérdida de un aliado con necesidades y prioridades similares, los populares proyectaron el vaso medio lleno y señalaron que con su dimisión, el presidente emerge como "el líder con más fuerza después de [Ángela] Merkel". 

Noticias relacionadas

También el portavoz del PP en Europa, Esteban González Pons, vaticinó que Rajoy va a tener "un protagonismo superior" mientras que el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, sin referirse en concreto a la situación en Italia, señaló que ha llegado el momento de que España "dé un paso adelante". 

El PSOE, por su parte, acachó el resultado a que era un plebiscito sobre Renzi, mientras que C's pidió al PP que no use la crisis para impedir una reforma constitucional. Por último, Podemos defendió que el primer ministro consultara a los italianos pero celebró que el país rechazara el intento de "subvertir" la Constitución. En opinión Pablo Bustinduy, Renzi pretendía reforzar "la gobernabilidad" a costa de "vaciar el poder legislativo", como "último intento de la socialdemocracia" de un "revestimiento cosmético" a las políticas de austeridad