Ir a contenido

Celrà cambiará el 6-D el nombre de la plaza de la Constitución

La inauguración contará con la presencia de Carme Forcadell y diputados de la CUP y Junts pel Sí

La plaza se llamará Maria Mercè Marçal, ya que faltan nombres de mujeres en las calles

JÚLIA REGUÉ / BARCELONA

El Ayuntamiento de Celrà (Girona) modificará el nombre de la plaza de la Constitución el próximo 6 de diciembre, aprovechando la fecha en que en que se conmemora la Carta Magna, por el de la poetisa Maria Mercè Marçal. El consistorio y los vecinos celebrarán un acto institucional a las 12 horas que contará con la presencia de la presidenta del ParlamentCarme Forcadell, y de diputados de la CUP y Junts pel Sí.

Según el alcalde del municipio, Dani Cornellà, el cambio se debe a que el pueblo, con mayoría absoluta de la CUP, no se siente representado por la Constitución española porque "no reconoce el derecho de autodeterminación de los pueblos" y argumenta que eso se ve reflejado en los resultados de las elecciones y de la consulta del 9-N. "La mayoría de la población del municipio no la ha votado; solo un 12% tuvo derecho a votarla y, de estos, no todos votaron a favor", defiende el alcalde.

CONSTITUCIÓN CATALANA ERA UN OPCIÓN

El cambio de nombre es un trámite sencillo ya que no hay vecinos en la zona. El nombre escogido, Maria Mercè Marçal, tiene que ver con la falta de nombres de mujeres en las placas del municipio y con la imagen que representa la autora con su popular poema 'Divisa', donde manifiesta su triple opresión: como mujer, de clase baja y de nación oprimida. 

El alcalde confiesa que en un primer momento estaba sobre la mesa que la plaza llevara el nombre de Constitución catalana, pero prefirieron no avanzar acontecimientos ya que "aún hace falta un proceso constituyente para fundar la República".

Cornellà comenta que los vecinos están de acuerdo con el cambio y que muchos de ellos se han prestado a leer poemas de Maria Mercè Marçal en la inauguración de la plaza el próximo martes. El acto contará con las intervenciones de Carme Forcadell, de un representante de Celrà per la Independència y uno del ayuntamiento. El alcalde afirma que ha invitado a todos los diputados del Parlament de Catalunya, aunque solo se prevé la asistencia de algunos diputados de la CUP y de Junts pel Sí, aún por confirmar.

CAMBIARÁN EL NOMBRE DE DOS CALLES MÁS

El ayuntamiento retiró el pasado 18 de noviembre un monolito franquista que presidía la entrada del pueblo y, ahora, modifica el nombre de la plaza de la Constitución. Pero a parte de estos gestos, habrá más cambios en las calles de Celrà. Quieren variar el nombre de dos calles: la de los Hermanos Sabat (franquistas muertos en la guerra civil) y el de Maria Cristina (borbónica). El alcalde afirma que en el lado republicano "murieron aún más personas" y que no hay ninguna calle que los recuerde.

Pero para evitar que los vecinos tengan que hacer trámites, sólo modificarán parcialmente el nombre. Así, la calle de los Hermanos Sabat pasará a llamarse calle de los Sabat, ya que no toda la familia originaria de Celrà era franquista. En el caso de la calle Maria Cristina, siguen estudiando alternativas, como por ejemplo añadirle un apellido de alguien famoso y así conseguir desvincularlo de la monarquía. Eso, pero, será consensuado con los vecinos.

"LOS FUNCIONARIOS TIENEN MIEDO DE IR A TRABAJAR"

El ayuntamiento de Celrà abrirá sus puertas con normalidad el Día de la Constitución, a pesar de los requerimientos que ha recibido anteriormente por el Día de la Hispanidad y por haber colgado la estelada. El alcalde del municipio afirma que desde el 2012 se trabaja en estos días señalados pero que esta vez los funcionarios "tienen más miedo de ir a trabajar" por las represalias que puedan sufrir. "A los cargos electos ya no nos pueden amenazar y, entonces, ponen el miedo en el cuerpo de los funcionarios", considera Cornellà. 

Sobre la designación de Enric Millo como nuevo delegado del Gobierno en Catalunya, Dani Cornellà considera que "no supone un cambio significativo ya que es del mismo partido" que su antecesora, María de los Llanos de Luna. Y aunque pueda "ser más o menos dialogante", "por mucho que se disfracen de ovejas, siguen siendo lobos".