21 sep 2020

Ir a contenido

NEGOCIACIÓN PRESUPUESTARIA

PP y PSOE pactan otro ajuste para el 2017 pero sin recortes sociales

Hacienda ofrecerá a las autonomías un objetivo de déficit del 0,6% del PIB

El Gobierno busca en torno a 5.000 millones adicionales en el impuesto de sociedades y subirá impuestos a alcohol y tabaco

Rosa María Sánchez

Hacienda ofrece a las autonomías un objetivo de déficit del 0,6% del PIB. / AGUTÍN CATALÁN / VÍDEO ATLAS

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el PSOE tienen prácticamente ultimado el acuerdo que, según fuentes de la negociación, debería permitir desbloquear la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para el 2017 así como poder enviar este fin de semana a Bruselas un documento fiable sobre el compromiso del Gobierno del PP con la reducción del déficit público.

El acuerdo deja en un segundo plano a Ciudadanos a pesar de que el partido de Albert Rivera fue el único que firmó un pacto para la investidura de Mariano Rajoy. Montoro se ha desentendido de las 150 medidas incluidas en el texto de ese acuerdo y ha abogado por una reinterpretación del documento mucho más general, bajo el objetivo general del crecimiento económico y la creación de empleo.  “Así es como debemos entender el compromiso con Ciudadanos”, ha dicho el ministro en el Congreso de los Diputados.

AJUSTE VÍA INGRESOS

El acuerdo PP-PSOE, pendiente de visto bueno definitivo, incluye asignar a las autonomías un objetivo de déficit del 0,6% del PIB para el año próximo así como aplicar en el Estado medidas sobre el impuesto de sociedades que permitan una recaudación adicional en el 2017 de entre 4.500 y 5.000 millones por la vía de frenar la compensación de pérdidas acumuladas en los años de crisis, sobre todo.

También se han acordado subidas en los impuestos especiales sobre alcohol (sobre bebidas espirituosas; no sobre vino y cerveza) y tabaco (en principio, el impuesto de hidrocarburos queda fuera de las subidas) y la implantación de un tributo especial sobre las bebidas azucaradas que podría neutralizar el ya anunciado por la Generalitat.

Además se han acordado nuevas medidas de gestión sobre el IVA y un plan contra el fraude fiscal que incluye bajar de 2.500 a 1.000 euros el pago máximo en efectivo.

El principio de acuerdo entre PP y PSOE hace referencia a un proceso gradual de elevación del tope máximo de cotización de la Seguridad Social cuyas cifras serán determinadas en el marco del Pacto de Toledo y del diálogo social con los agentes sociales.

Todas estas medidas deberían reportar entre 7.000 y 8.000 millones adicionales de recaudación en el 2017 que serán la clave para poder reducir el déficit desde el 4,6% del PIB del 2016 al 3,1% en el 2017 sin acometer recortes de gasto.

TECHO DE GASTO

Así, se ha acordado que el techo de gasto del Presupuesto del Estado para el 2017 no será inferior al realmente ejecutado en el 2016, que podría situarse en torno a los 118.000 millones (unos 5.000 millones por debajo del aprobado inicialmente, tras los ajustes adoptados a lo largo del 2016).

En definitiva, el acuerdo abre la puerta a la aprobación en el Parlamento del reparto del objetivo de déficit del 3,1% del PIB del 2017 (unos 36.000 millones) entre Estado, autonomías, ayuntamientos y Seguridad Social y, de paso, a que el Gobierno pueda aprobar el techo de gasto máximo para los Presupuestos del Estado. El PSOE aún no aclara si se abstendrían o si votarían a favor de los objetivos de déficit. Cuestión aparte será la tramitación del proyecto de ley de Presupuestos del Estado.

MÁS MARGEN PARA LAS AUTONOMÍAS

El acuerdo PP-PSOE se abre a asignar un objetivo de déficit del 0,6% a las autonomías para el 2017 (unos 6.900 millones). Este será el objetivo que el ministro Montoro planteará a los representantes autonómicos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) este jueves, al que también asistirá la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y para la que, finalmente, se prevé contar con la presencia del 'conseller' catalán Oriol Junqueras.

Esto supone una décima de PIB menos que el objetivo fijado para el 2016 (0,7%). Sin embargo, en millones de euros, el margen será mayor el año próximo, pues el objetivo del 0,6% se aplicará sobre un PIB mayor.

Los representantes socialistas habían puesto sobre la mesa un objetivo del 0,7% para las autonomías en el 2017. Hacienda defendió el 0,5% . Finalmente se baraja aplicar el punto medio, del 0,6%, después de que el PSOE haya planteado que esa décima a la que renuncian sirva para aliviar la Seguridad Social.

Para Catalunya pasar de un objetivo de déficit del 0,5% al 0,6% en el 2017 supone ganar unos 100 millones más de margen presupuestario.

REPARTO DE LOS OBJETIVOS DE DÉFICIT

El reparto de los objetivos de déficit incluye un porcentaje entre 1,5% y el 1,6% para el Estado, mientras que la diferencia (en torno a 1 punto de PIB) correspondería a la Seguridad Social. Para los ayuntamientos se proyecta equilibrio presupuestario a sabiendas de que podrán lograr un superávit de unas cuatro décimas de PIB (el 0,4%, unos 4.600 millones) que podrían servir de colchón para encajar el mayor déficit que, con toda seguridad, obtendrá la Seguridad Social.

REGLA DE GASTO

En este sentido, existe el compromiso de buscar flexibilizar la regla de gasto que congela el gasto de los ayuntamientos pese a contar con mayores ingresos y con superávit, una situación que también podría empezar a darse en algunas autonomías en el 2017.

En total, el plan presupuestario que el Consejo de Ministros debe aprobar este viernes para su remisión a Bruselas debe convencer a las autoridades europeas de que el conjunto de las administraciones públicas españolas podrán cumplir en el 2017 el objetivo conjunto de déficit del 3,1% del PIB.