10 abr 2020

Ir a contenido

Santamaría apela al diálogo entre Catalunya y España en la toma de posesión de Millo

El nuevo delegado del Gobierno pide escuchar "más y mejor para que se nos perciba como parte de la solución"

Roger Pascual

En la toma de posesión de Millo, Santamaría pide diálogo y ’lealtad institucional’ a Catalunya. / JOAN CORTADELLAS / Vídeo: EUROPA PRESS

La lluvia ha recibido al nuevo delegado del Gobierno en Catalunya, un Enric Millo que está dispuesto a aguantar el chaparrón de un cargo complejo. Bien lo sabe su predecesora, María de los Llanos de Luna, que se ha metido en varios charcos en el lustro que ha sido la representante del Gobierno en suelo catalán. Millo, con un carácter más afable, confía en no salir tan salpicado. Así lo espera Soraya Sáenz de Santamaría, que desea que Millo la ayude a gestionar la carpeta catalana. Además de insistir en el respeto a la legalidad y al marco constitucional, diálogo y entendimiento son las dos palabras que la vicepresidenta y el nuevo delegado han usado más en sus intervenciones en la toma de posesión de Millo. 

"Espero que le ayuden mucho porque será ayudarme a mí y yo estoy necesitada de ayuda", ha sentenciado al final de su intervención la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Administraciones Territoriales. Tras recordar que "el carácter de las personas marca la impronta de las instituciones", ha querido destacar la "bonhomía" de Millo, al que llamó personalmente para ofrecerle el cargo. De él espera que sea sus "ojos, oídos, la mano derecha y la izquierda para construir el diálogo y el entendimiento".

"NUEVA ETAPA"

Ante la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y el exministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, Millo ha agradecido la confianza del Ejecutivo central y ha prometido dar máxima continuidad al trabajo de su predecesora, a su "buena amiga" que ha dejado "el listón muy alto". Eso sí, el tono de sus palabras ha sido bien distinto al beligerante de Llanos de Luna. Responsabilidad, diálogo, acercamiento y entendimiento son los pilares esenciales sobre los que considera que tiene que asentarse esta "nueva etapa". Y por eso cree que su obligación será escuchar "más y mejor para que se nos perciba como parte de la solución y no un problema añadido a la ciudadanía". Una tesis que también ha suscrito Sáenz de Santamaría, en otro intento de rebajar la tensión en las relaciones entre Catalunya y España. Oriol Junqueras le ha mandado este lunes a la vicepresidenta una carta emplazándola a volver pronto para reunirse en Barcelona, informa Xabi Barrena.

Para que quedara todavía más claro a quién se dirigía, Millo ha pasado al catalán para lanzar un mensaje. "Me comprometo en todo momento a tener la mano tendida a todos, al Govern de la Generalitat y a todos los ayuntamientos catalanes", ha asegurado ante la atenta mirada de Raül Romeva, conseller d'Afers Exteriors, Relacions Institucionals i Transparència, y Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. "Me pongo a trabajar intensamente para acercar esta delegación a toda la sociedad catalana y convertirla en un verdadero punto de encuentro para compartir, dialogar, unir esfuerzos para construir una sociedad mejor y más cohesionada". Un reto que sabe que será complejo en un 2017 que se atisba de altísima intensidad política, con el referéndum anunciado por Carles Puigdemont para antes de septiembre del año que viene.