Ir a contenido

La alianza vasca desbroza la reforma de la Constitución

PNV y PSE quieren un nuevo Estatuto en ocho meses e instan a modificar la Carta Magna

Su papel bisagra en el Congreso favorece la táctica de los nacionalistas

Neus Tomàs

La socialista Idoia Mendia y el lendakari Iñigo Urkullu, durante una reunión en el 2015. / EFE / JOSÉ RAMÓN GÓMEZ

La socialista Idoia Mendia y el lendakari Iñigo Urkullu, durante una reunión en el 2015.
PSE y PNV ratifican su acuerdo de gobierno
Patxi López tranquiliza al PSOE ante el acuerdo alcanzado por PNV y PSE para gobernar Euskadi .

/

Euskadi enfila su propia vía, impregnada de pragmatismo (la marca del PNV), de autogestión (la del PSE respecto al PSOE) y alejada de la crispación que provoca, de manera justificada o no, la deriva independentista iniciada por el Parlament. La unilateralidad no es el camino, proclamó el lendakari, Iñigo Urkullu, en la última campaña vasca. Sus palabras todavía escuecen en los partidos soberanistas catalanes, que --no sin razón-- recordaron que si Catalunya dispusiese de un régimen fiscal como el concierto vasco llorarían con otras lágrimas. Pero, recurriendo a la distinción que acuñó Tierno Galván entre la política de ideales y la de programas, mientras una parte del independentismo catalán persigue la primera, el nacionalismo vasco sigue en la segunda. Así, el pacto entre el PNV y el PSE propone una reforma del Estatuto, que, como todas, deberá ser refrendada en una consulta y plantea la necesidad de modificar la Constitución para frenar la pulsión "recentralizadora" del Ejecutivo central. La música es la misma que hace años que suena en Catalunya. La diferencia, como ironizan en el Palau de la Generalitat, es que cuando lo dice "ese buen chico moderado", en referencia a Urkullu, nadie se asusta.

El derecho a decidir y el blindaje de competencias, esta vez en versión autogobierno vasco, volverá a los titulares y la duda es qué eco puede tener en las estrategias que diseñen tanto el Gobierno central como el de Carles Puigdemont. En contraposición al "referéndum o referéndum" del presidente catalán, Urkullu reviste su propuesta de legalidad y la sitúa en un plazo máximo de ocho meses, cosa que acota el debate y agota lo justo.

¿Por qué Mariano Rajoy debería atender los deseos del lendakari y no los del ‘president’? Una hipótesis, nada rebuscada, es la de la pura necesidad. El PP anhela ahora los votos del PNV para aprobar los presupuestos y, más adelante, para lo que convenga a lo largo de la legislatura. ¿Y por qué el PSOE, que se ha enterado a última hora de los detalles del acuerdo, debería bendecir la estrategia de su gente en Euskadi? Porque los votos de los nacionalistas pueden servir también para que, llegado el caso, el PSOE pueda 'blanquear' algún apoyo al PP en el Congreso. La combinación entre aritmética y supervivencia explicará muchas de las decisiones que adoptarán los partidos. Sea en Euskadi, en Catalunya o en la Carrera de San Jerónimo.                                                                                                                                                                                                                                                       

La combinación entre aritmética y supervivencia explicará muchas de las decisiones que se adoptarán en Euskadi, Catalunya o el Congreso de los Diputados

La partitura empieza a ser otra, como evidenció el discurso que Soraya Sáenz de Santamaría pronunció este lunes en la toma de posesión de Enric Millo como nuevo delegado del Gobierno. Diálogo, consenso y lealtad institucional. Estos tres conceptos, y por este orden, fueron los que la vicepresidenta subrayó. No hace falta ser un experto en comunicación no verbal para apreciar el cambio de tono en comparación con el utilizado durante la pasada legislatura en las ruedas de prensa de cada viernes cuando era también ella quien se encargaba de fijar posición. "Que el tono es diferente es evidente. Pero hay que ver cómo se concretan las buenas palabras. A ver qué aceptan de las 46 propuestas que les entregamos en abril", resumen en el Govern. El documento está ahora encima de la mesa de Santamaría.

"No disponer de mayoría absoluta es un problema para Rajoy, pero para nosotros tiene su parte positiva porque reforzará la imagen de centro del partido", pronostica un destacado dirigente del PPC. La cuestión es cómo se traduce el cambio de táctica de un Gobierno que incluso dispuso de una unidad secreta de la policía para buscar información y hasta fabricarla contra políticos independentistas.

DE LA 'OPERACIÓN CATALUÑA' A LA 'OPERACIÓN DIÁLOGO'

Se busca pasar página de la 'operación Cataluña' (pese a que en el Congreso está pendiente la creación de una comisión de investigación para aclararla) y revertir la percepción de que Rajoy siempre tiene un 'no' por respuesta cuando se trata de atender a las peticiones que proceden de Catalunya. A Jorge Fernández Díaz se le ha encontrado un retiro dorado en una comisión parlamentaria sin trascendencia pero mejor remunerada que el ministerio y José Manuel García-Margallo ya no es el encargado de llamar a embajadores para que controlen los actos del Diplocat. Ahora, en la gira para promocionar su libro incluso reconoce que una parte importante de la sociedad catalana está esperando una propuesta del Estado y aboga por una reforma constitucional que hasta hace cuatro días el PP denostaba. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.