Ir a contenido

EL PROCESO SOBERANISTA

El Supremo confirma la suspensión del juez Vidal por hacer la Constitución catalana

El pleno de lo Contencioso rechaza el recurso del ahora senador por 21 votos a 11

La mayoría de la Sala declara ajustada la sanción impuesta por el CGPJ

ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

El senador por ERC Santi Vidal.

El senador por ERC Santi Vidal. / RICARD CUGAT

El pleno de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha acordado este lunes confirmar la sanción de tres años de suspensión impuesta al juez Santiago Vidal por una falta muy grave consistente en la "ignorancia inexcusable en el cumplimiento de los deberes judiciales" por su labor en la redacción de la Constitución catalana.

La sanción impuesta al ahora senador de ERC por el Consejo General de Poder Judicial (CGPJ) el 26 de febrero del 2015 ha sido confirmada por 21 votos a favor y 11 en contra. Los magistrados de la Sala Tercera han rechazado el recurso de Vidal, aunque la sentencia se conocerá en los próximos días, una vez que esté listo el voto particular que redactarán los jueces que entendían que el senador debía ser reintegrado a la carrera judicial.

En la votación han participado 33 de los magistrados de la Sala de lo Contencioso del alto tribunal, al abstenerse tres de sus miembros, dos por ser vocales del Poder Judicial, Rafael Fernández Valverde y Wenceslado Olea, y un tercero, Pablo Lucas, por ser hermano de otro miembro del CGPJ. Un cuarto magistrado no ha participado en las deliberaciones por enfermedad.

LA PROPUESTA INICIAL

Tanto Olea como Fernández Valverde votaron en su día a favor de sancionar a Vidal, que aún pudo haber salido peor parado, porque la propuesta inicial del promotor de la Acción Disciplinaria, Antonio Jesús Fonseca-Herrero, era la de separación de la carrera judicial al entender que el que era magistrado de la Audiencia de Barcelona había cometido dos faltas muy graves: una del 417.14, por la que finalmente fue suspendido tres años, pero también otra del 417.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, por vulneración del deber de observación de incompatibilidades. La fiscalía también apoyaba su separación de la carrera judicial.

La votación del Supremo ha sido mucho menos reñida que la que se vivió en febrero del 2015 en el Consejo, donde la suspensión por tres años de Vidal se acordó por 12 votos frente a nueve. El órgano de gobierno de los jueces prácticamente quedó dividido en dos grandes bloques: los vocales de sensibilidad más conservadora a favor de la suspensión frente a los de tendencia progresista.