01 abr 2020

Ir a contenido

Ramon Espinar ve compatibles sus tres cargos

El diputado en Madrid, senador y secretario general de Podemos Madrid asegura que su situación requiere "habilidad" y saber delegar

El dirigente de Podemos, Ramón Espinar, atiende a los medios.

El dirigente de Podemos, Ramón Espinar, atiende a los medios. / EFE / JAVIER LÓPEZ

El dirigente de Podemos Ramón Espinar considera que los tres cargos que ostenta actualmente son perfectamente compatibles. Así lo ha asegurado en una entrevista con la agencia Efe, en la que ha asegurado que para llevar a cabo el trabajo necesitará "habilidad" para hacer equipos y delegar, además de "no querer estar en todo y llegar a todo".

Portavoz de Podemos en el Senadodiputado en la Asamblea de Madrid y recién escogido secretario general del partido en Madrid, Espinar explica que si en algún momento ve que no puede asumir todas las tareas renunciará a algo "sin ningún problema".

En este momento, no obstante, opina que no hace falta y que tener una portavocía institucional y un cargo orgánico "son dos cosas que se puede compatibilizar" aunque exija jornadas laborales de 16 horas, como, admite, las que ya tenía hasta ahora.

Preguntado por Vistalegre II, la asamblea ciudadana estatal que Podemos celebrará a principios del 2017, Espinar se ha mostrado partidario de que se debatan las diferencias y haya deliberación "abierta, honesta y franca", y ve "deseable" buscar consensos pero sin hurtar los debates de fondo.

RELACIÓN "COMPLEJA" CON LA PRENSA

Por otra parte, Ramón Espinar ha reconocido que la relación con la prensa que tiene Podemos es "compleja" y lo ha explicado: "Creo que el trabajo de la prensa es fiscalizarnos a nosotros y el nuestro no es fiscalizar a la prensa, lo que pasa es que hay veces en que se comenten excesos y yo creo que los excesos se pueden denunciar".

Con todo, tiene claro que él no está en política para hacer valoraciones sobre lo que hace la prensa, sino para que la prensa le "evalúe" y "fiscalice" lo que hace, y ha añadido que no le corresponde "estar diciendo todo el tiempo cuales son los intereses o la ideología de los distintos grupos de comunicación".

Espinar ha subrayado que cuando habla de ideología e intereses se refiere a los grupos de comunicación, "nunca a los de los periodistas" que tienen "todo" su "respeto" y toda su "consideración", ha recalcado.

El último encontronazo de Podemos con la prensa tuvo lugar cuando salió a la luz la venta de una vivienda protegida con la que se embolsó 35.000 euros. El partido salió en tromba a defender a Espinar y acusó al grupo Prisa, que fue el que sacó la información, de buscar influir en las primarias en Madrid.