Ir a contenido

EL DESAFÍO INDEPENDENTISTA

Juntos por la tercera vía

La asociación Portes Obertes al Catalanisme nace con la suma de militantes de PSC y Unió

El objetivo es resituar a Catalunya en la senda del catalanismo perdido por el 'procés'

XABI BARRENA / BARCELONA

Ramon Espadaler, Miquel Iceta y Josep Antoni Duran Lleida, este lunes en la presentación del movimiento Portes Obertes al Catalanisme.

Ramon Espadaler, Miquel Iceta y Josep Antoni Duran Lleida, este lunes en la presentación del movimiento Portes Obertes al Catalanisme. / ACN / MARIA BELMEZ

Hubo un tiempo que casi todos los partidos catalanes compartían un fondo sobre donde cada uno dibujaba su visión del mundo y como mejorarlo. Ese color de fondo era el catalanismo, una defensa del hecho nacional catalán y, a la vez, una voluntad transformadora del conjunto de España. El ‘procés’ ha acabado con ese color de fondo. Y algunos, varios, tratan en estas semanas de buscar la patente de catalanista en sus nuevas aventuras políticas. Una de ellas es la asociación Portes Obertes al Catalanisme, que surge de las voluntades individuales de personas enmarcadas en el PSC y Unió Democràtica con el objetivo de insuflar aire fresco a una escena catalana totalmente tomada por el independentismo, a favor o en contra.

Puestos al habla con algunos de sus impulsores, todos coinciden en la misma advertencia: “Nosotros no seremos un partido político, como sí intenta Antoni Fernández Teixidó”, señalan. El tiempo de gestación de Portes Obertes ha sido largo, relata Jordi Casas, miembro de Unió y exdelegado de la Generalitat en Madrid, entre otras muchos hitos de su carrera. “Han sido un año de encuentros informales que dieron paso a un encuentro en el hotel Balmoral ante medio centenar de personas de donde surgió la idea del acto del 14 de noviembre".

IDEOLOGÍAS DISTINTAS

“No ha habido discusión ideológica”, sostiene Casas, consciente que su socialcristianismo sería difícil de conjugar con el socialismo de Pere Navarro y Jordi Hereu, también integrantes de la asociación, aunque Casas apunta que si tuviera que darse el caso, “que no se dará, se podría establecer un programa de gobierno”. Algo que desde las filas socialistas ven bastante más imposible, aunque, como todos dicen, no es ese el punto a subrayar de Portes Obertes.

Todas las voces consultadas destacan "la transversalidad ideológica" de los afines. Uno de los integrantes, que prefiere mantener el anonimato, lo compara, “salvando todas las diferencias, que son muchas y muy importantes, con la Assemblea de Catalunya”, que en los años 70 comandó la lucha antifranquista.

Esta misma voz revela que se han mantenido contactos "con afiliados a ICV y que miembros de la antigua Convergència, de una manera discreta, también se han interesado por este movimiento político”. Todos ellos comparten el diagnóstico: el ‘procés’ ha dinamitado el catalanismo.