Ir a contenido

El PSOE negociará enmiendas a los presupuestos aunque "casi seguro" que los rechazará

Antonio Hernando apunta que buscarán introducir en las cuentas públicas algunos de sus compromisos electorales

Montoro desatiende por ahora las peticiones socialistas para llegar a un acuerdo sobre el techo de gasto

GEMMA ROBLES / MADRID

El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, en la última sesión plenaria del Congreso, el pasado martes

El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, en la última sesión plenaria del Congreso, el pasado martes / JUAN MANUEL PRATS

Los socialistas ya reconocieron el martes que están negociando con el Gobierno el techo del gasto, el primer paso para hacer posible la aprobación de unos nuevos presupuestos (PGE), y, ahora, admiten que tampoco se cierran a pactar después con los populares las enmiendas parciales en el trámite parlamentario a fin de introducir algunas de sus propuestas electorales, a pesar del «rechazo casi seguro» que piensan darle a las cuentas públicas, según intentó explicar el portavoz parlamentario Antonio Hernando

Como adelantó este diario, los elegidos para negociar con el ministro Cristóbal Montoro en este campo en nombre del PSOE son el exministro Valeriano Gómez y el diputado Pedro Saura. Desde el ministerio de Hacienda se confirma que, al menos por ahora, Montoro no acepta sus condiciones iniciales sobre el techo, consistentes en que el déficit para las autonomías del próximo año volviera a ser del 0,7 por ciento del PIB y que, además, los  ayuntamientos con superávit no tengan que destinar el sobrante a sufragar deuda.

Hacienda ofrece un modesto 0,5 % del PIB a las comunidades como objetivo de déficit para el próximo año

Según parece Montoro ha puesto sobre la mesa de negociación un máximo del 0,5 por ciento para las comunidades, esto es, la misma cifra que estaba dispuesto a ofertar la pasada primavera, antes de confirmarse que Bruselas abría la mano con España. Asimismo, se niega a cambiar la regla de gasto para los consistorios e insiste en que los que van mejor dediquen dinero a la deuda y no «a gastar», alegando que las autoridades europeas verían con malos ojos esa solución y que no debe ser «la vía» para elaborar unas nuevas cuentas públicas. No obstante se cuida de confirmar o desmentir si la alternativa son los ingresos.

LA SEGURIDAD SOCIAL

 Si la negociación en torno al techo de gasto terminase sin que el titular de Hacienda diera un paso atrás en esta postura negociadora (Montoro alardea de que si Mariano Rajoy le ha elegido a él y no a otro es para que busque el acuerdo pero manteniendo la ortodixia), significaría que el margen adicional que se obtuvo desde la UE en cuestión de déficit quedaría en manos del Estado el próximo ejercicio. La única baza que podría convencer a los socialistas, dados sus postulados iniciales, es que se garantizase que lo que ganan comunidades o ayuntamientos va a parar a afrontar los problemas de la Seguridad Social y en ningún caso a mejorar los números del Ejecutivo.

Pero las conversaciones a varias bandas continúan y hay tiempo. Hacienda se ha dado de margen como máximo dos semanas para convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) , en el que tendrá que adelantar su posición final sobre el primer trámite presupuestario.

Para lo que venga después, los socialistas ya adelantan que tratarán de negociar también cuando lleguen las enmiendas parciales, sin renunciar, aseveran, a rechazar «casi con seguridad» los presupuestos.