Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

PSOE y PSC buscan una nueva fórmula de encaje

Iceta y Fernández rebajan la tensión y se dan dos meses para buscar un modelo orgánico alternativo

El mayor escollo es definir si Catalunya como "nación" es un concepto identitario o jurídico

Iolanda Mármol

PSC y PSOE crearán una  comision para dilucidar sus diferencias. / JM PRATS / Vídeo: EUROPA PRESS

PSC y PSOE crearán una  comision para dilucidar sus diferencias.
Javier Fernández y Miquel Iceta, este lunes, durante la reunión que han mantenido en la sede del PSOE en Madrid.

/

Tras 38 años de noviazgo, la relación entre el PSOE y el PSC está seriamente dañada. La ruptura no está sobre la mesa, pero sí el modelo de colaboración. En contra de los augurios de los más agoreros, este lunes sus máximos mandatarios concluyeron que van a seguir caminando juntos y que la fórmula de encaje la decidirá un comité mixto de expertos en un plazo de dos meses. El presidente de la gestora, Javier Fernandez, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, evitaron adentrarse en el terreno pantanoso de qué modelos organizativos están sobre la mesa. ¿Será expulsado el PSC de los órganos de dirección del PSOE? ¿Permanecerá en ellos pero sin voto? ¿Qué significa construir una relación  que corrija las "asimetrías" como pide Susana Díaz? Esas cuestiones quedaron en el aire y habrá que esperar hasta mediados de enero para resolverlas.

"Queremos seguir caminando juntos teniendo un proyecto político compartido. La forma concreta es importante pero subsidiaria de la voluntad firme de mantener una relación lo mas fraterna y fecunda posible”, minimizó el líder catalán, quien avanzó que, por el momento, no designará a ningún dirigente del PSC para incorporarse a la gestora que pilota el PSOE hasta el próximo congreso. En el mientras tanto, Iceta y Fernández invocaron a la prudencia y coincidieron en señalar las causas del desgarro. Admiten que si bien la espita que hizo estallar la situación fue la decisión del PSC de no acatar la disciplina de voto en la investidura de Mariano Rajoy, el problema de fondo es Catalunya.

INQUIETUD Y MALESTAR

Desde Madrid observan, unos con inquietud, otros con malestar, las reflexiones públicas que el PSC viene haciendo sobre la cuestión territorial y la defensa de Catalunya como “nación”. El comité de expertos deberá dilucidar ahora si cuando hacen esta referencia hablan de una identidad histórica, emocional y cultural, o bien de una fórmula política y jurídica. En el segundo caso, entienden que sobrepasaría la Declaración de Granada, que apuesta por una reforma constitucional a favor de una España federal. De hecho, este mismo lunes la líder socialista en Andalucía dio por hecho que en esta legislatura se abordará la actualización de la Carta Magna. 

“Granada no es un punto de partida, es un punto de llegada”, advirtió el presidente de la gestora del PSOE. “Habrá que aclarar si el PSC está hablando en términos históricos y culturales, o estamos en el plano jurídico contitucional” planteó. Iceta señaló que el PSC no ha transgredido esa concepción. “Nosotros seguimos en Granada. Y nos gustaría que se abra comisión la reforma constitucional [en el Congreso] para abordar la cuestión cuanto antes”, señaló.

REUNIÓN CLAVE

En lo inmediato, la gestora socialista, que lleva un mes sin reunirse, mantendrá un encuentro este jueves que es clave. En la cita se decidirá en nuevo organigrama del grupo parlamentario socialista, donde la tensión es especialmente elevada tras la indisciplina de los diputados que votaron ‘no’ a Rajoy, ocho socialistas y siete del PSC.

La dirección provisional del partido estatal asumirá en esa reunión si mantiene en sus cargos a algunos de ellos, como Margarita Robles, que hasta ahora preside la Comisión de Justicia; Sofía Hernán, presidenta segunda de la Comisión de Industria; o Mertitxell Batet, que es portavoz adjunta del grupo parlamentario.