PRIMARIAS EN LA FUERZA MORADA

La victoria de Ramón Espinar aúpa al Podemos radical de Pablo Iglesias

Rita Maestre pierde por 2.000 votos y los errejonistas alegan que aún hay partido

Los anticapitalistas arrasan en Andalucía a la espera de una oferta del pablismo

Ramón Espinar: El destino de Pablo Iglesias y el de Podemos están muy ligados. / EFE / VÍDEO: ATLAS

Se lee en minutos

Podemos avanza hacia una nueva etapa más radical, espoleada por la victoria de Pablo Iglesias contra Íñigo Errejón en el duelo frente al espejo de las primarias de Madrid, donde este viernes el candidato pablista, Ramón Espinar (13.686 votos, 50,82%) se impuso a la errejonista, Rita Maestre (11.783 votos, 43,75%). El abismo entre victoria y derrota cabía en solo 2.000 clics de diferencia. Pocos, para el triunfo "arrasador" que los oficialistas vaticinaban, sabedores de la fuerza que moviliza el tándem de Iglesias y Juan Carlos Monedero y el mensaje antiélite. Demasiados, para la familia del secretario político, que confiaba en ganar poder orgánico para convencer al jefe podemista de que su viraje jacobino les encasilla como partido "salvaje", marginal, y sin opciones de gobierno.

Ramón Espinar 

SECRETARIO GENERAL DE PODEMOS EN MADRID

"Apostamos por el pluralismo y la generosidad para integrar a quienes se no han obtenido la mayoría"

Los 2.000 votos mágicos pueden ser una cifra ambigua en un análisis panorámico, porque el líder, con todo a su favor, gana por un margen estrecho y eso revela cierto cuestionamiento interno a su proyecto, pero son irrefutables a efectos prácticos: el Consejo Ciudadano de Madrid queda compuesto por un 80% de pablistas frente a un 20% de errejonistas, por la aplicación de las 'listas plancha'. Y no solo se trata del control en Madrid, porque las primarias, celebradas en siete autonomías, van a determinar lo que suceda en el cónclave estatal de principios del 2017. Ahora, Iglesias afronta esa Asamblea Ciudadana con la legitimidad de haber vencido, aunque sea por estrecho margen, en la federación más importante y con el respaldo, no menor, de que sus socios en Madrid, los anticapitalistas, hayan arrasado en Andalucía. En ese territorio, Teresa Rodríguez se impuso con el 75% de los votos a las dos candidaturas afines al errejonismo, que fracasaron con un 11% de los votos cada una. 

Rita Maestre

PORTAVOZ  DE PODEMOS EN EL AYUNTAMIENTO MADRID

"Podemos se diferencia de los otros porque no hay dedazos. Es un partido muy rico, muy vivo y eso nos hace más fuertes"

En este contexto, Iglesias tiene varias cartas ganadoras para preparar la estrategia hacia Vistalegre II, el congreso estatal. Más pronto que tarde se empezará a vislumbrar si desea tejer un acuerdo con Errejón o aboga por trasladar el pacto madrileño con Izquierda Anticapitalista (IA) al ámbito nacional. El líder se comprometió este viernes a integrar a todos los dirigentes. Expresó en las redes sociales su deseo de "unidad y fraternidad". "Habéis sido, sois y seréis imprescindibles", escribió. El mensaje iba acompañado del símbolo del puño en alto, que diferencia a los pablistas de la señal de la victoria, propia de los errejonistas. 

JUNTOS O POR SEPARADO

Iglesias y Errejón deberán afrontar ahora el gran dilema: si van juntos a la Asamblea Ciudadana o por separado. La voluntad de ambos es concurrir en la misma lista, pero sus proyectos son tan distintos y la relación de sus equipos tan tensa que la complejidad es enorme. Con el respaldo de los resultados, Iglesias lo tiene más fácil para subordinar al secretario político y, si este se niega, buscar el pacto con los anticapitalistas. El entorno del líder cree que, tras "la derrota", Errejón asumirá las directrices pablistas con el fin de pacificar el partido y dará "marcha atrás".

En lo inmediato, el nuevo secretario general de Madrid compareció en una rueda de prensa que sorprendió, puesto que en el partido había anunciado que, ganase quien ganase, ofrecería solo una declaración breve para no ahondar en la fractura de partes. Espinar habló desde la sede nacional del partido en Madrid, flanqueado por sus consejeros, que le recibieron con aplausos, los mismos que le han arropado en una campaña complicada por el impacto del escándalo del piso de protección oficial con el que ganó 35.000 eurospiso de protección oficial.

Al igual que Iglesias, habló de unidad. "Vamos a apostar por el pluralismo y la generosidad para integrar a quienes se han presentado y no han obtenido la mayoría", señaló para comprometer "amor, compañerismo y fraternidad". Preguntado por si va a mantener al errejonista José Manuel López como portavoz de la Asamblea de Madrid, abrió una puerta a su marcha, a pesar de que durante la campaña se publicó y lo negó. "Se abre un nuevo tiempo y algunas responsabilidades van a cambiar", afirmó.

Te puede interesar

Maestre trasladó su intervención a la plaza del Reina Sofía, lugar tótem de celebraciones para Podemos. Felicitó a su adversario, asumió la derrota, habló de unidad y agradeció a los simpatizantes su participación. Pendiente, para el estudio de politólogos y sociólogos, queda determinar cuál es el perfil del militante de Podemos. Y una decena más de interrogantes, que de momento, quedan sin respuesta.

Aragón se distancia del PSOE