Mas, Rigau y Homs critican un "exceso de gesticulación" de la CUP

El 'expresident' considera que Venturós ha ejercido una "falsa desobediencia"

Los tres encausados llaman a la unidad y a la protección de los funcionarios públicos

El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, en rueda de prensa junto a la ’exconsellera’ Irene Rigau y la exvicepresidenta Joana Ortega.

El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, en rueda de prensa junto a la ’exconsellera’ Irene Rigau y la exvicepresidenta Joana Ortega.

Se lee en minutos

AGENCIAS / BARCELONA

Arur Mas, Irene Rigau y Francesc Homs, encausados por la organización del proceso participativo del 9-N, reprochan a la CUP "un exceso de gesticulación" en la desobediencia al Estado. Los tres investigados, que continúan activos en política, llaman a la unidad del independentismo catalán para evitar "autogoles improductivos" como cuestionar el papel de los Mossos d'Esquadra, en una entrevista en el 'Punt Avui TV'. El presidente del PDECat, además, critica las desobediencias plurales de los miembros de la CUP y pide ejercer una "confrontación inteligente" contra el Estado, que considera el auténtico "adversario". Además, los tres exresponsables del Govern rechazan desobedecer si las consecuencias recaen sobre las "espaldas" de los funcionarios públicos, ya que eso solo sería un "acto de cobardía", en palabras de Homs.

EL PAPEL DE LOS MOSSOS, EN EL PUNTO DE MIRA

Los tres investigados por el 9-N destacan que el proceso participativo "no fue una desobediencia, sino un acto de afirmación nacional y obediencia al pueblo de Cataluña", en opinión de Mas. "No era nuestro objetivo desobedecer por desobedecer, que es un recurso bastante infantil", ha añadido cuando se cumple el segundo aniversario de su celebración. 

El máximo responsable del Partit Demòcrata Europeu Català se ha mostrado partidario de comparecer ante la justicia porque no es "ningún delito ni ninguna cosa mala trabajar a favor de la libertad de un país". En este sentido, Mas ha criticado las desobediencias puntuales de la CUP y el "exceso de gesticulación" en esta materia. Según él, la alcaldesa de Berga, Montse Venturós, ha ejercido una "falsa desobediencia" ya que, aunque se negó dos veces a declarar, lo ha acabado haciendo, cuando los Mossos d'Esquadra la detuvieron el pasado viernes.

Mas, Rigau y Homs han coincidido en censurar que se generen "controversias" sobre el papel de los Mossos, que "forman parte del proyecto", según Homs. "Es un autogol en toda regla, en portería catalana, y improductivo. En Madrid se frotan las manos con estrategias que no llevan a ninguna parte más que a fortalecer las posiciones del Estado, que acaba satisfecho por las batallas provocadas por gente de aquí mismo", ha destacado el 'expresident'. 

MAS: "NUESTRO ADVERSARIO REAL ES EL ESTADO"

Te puede interesar

Los tres han hecho un llamado a la unidad de los independentistas a fin de dar una respuesta "inteligente" a las trabas del Estado. "Nuestro adversario real es el Estado", ha insistido Mas rehuyendo controversias con la CUP. Por su parte, el líder del PDECAT al Congreso, Francesc Homs, ha asegurado que "nunca" desobedecerá si esto implica cargar las consecuencias de sus actos a las "espaldas" de los funcionarios públicos porque seria un acto de "cobardia". "Estoy a favor de todas aquellas desobediencias que solo afecten a las personas que las practican", ha argumentado. 

Por otra parte, la diputada de Junts pel Sí ha señalado que los "minoritarios" del Parlament -en referencia a la CUP- no pueden marcar el "modelo de sociedad" del eventual nuevo Estado. Para el presidente del Partit Demòcrata, el día siguiente a la independencia la prioridad tiene que ser definir el modelo de país, pero hasta entonces, la independencia. Mas ha advertido que no quiere una Cataluña independiente "instalada en el concepto de la desobediencia" sino que la gente "obedezca" las leyes del Parlament.