Cospedal continuará como número 2 del PP tras el congreso del partido

La nueva ministra de Defensa confirma que simultaneará su cargo con la secretaría general del partido de forma permanente

Los nuevos ministros, arropados por sus compañeros, toman posesión de sus cargos

Toma de posesión de Dolores de Cospedal, a la que han acudido seis ministros y prácticamente la cúpula del PP al completo. / JUAN MANUEL PRATS

Toma de posesión de Dolores de Cospedal, a la que han acudido seis ministros y prácticamente la cúpula del PP al completo.
Traspaso de carteras entre el exministro José Manuel García-Margallo y el nuevo titular de Exteriores, Alfonso Dastis.
Toma de posesión del nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, a la que han acudido varios miembros del nuevo Ejecutivo.

/

Se lee en minutos

GEMMA ROBLES / MADRID

Debe haber mantenido Dolores de Cospedal un gran secretismo con sus más cercanos colaboradores en el PP para que, en vísperas de que se hicieran públicos los nombramientos en el Gobierno, la cúpula popular diera por hecho que ella seguiría siendo secretaria general hasta el próximo congreso del partido –que se celebrará a principios del 2017- y que, después, habría un relevo. Se daba por hecho que era imposible simultanear un cargo orgánico tan relevante en las filas conservadoras con un ministerio como Defensa a largo plazo. Pero parece que Cospedal opina de forma distinta y ha pactado compatibilizar ambas responsabilidades con Mariano Rajoy, manteniéndolo en silencio hasta este viernes.

Fue precisamente en el acto de entrega de su nueva cartera, en el que Pedro Morenés le cedió el testigo visiblemente emocionado con su obligado adiós, donde Cospedal confirmó a un grupo de periodistas que continuará al cargo de la secretaría general incluso después de la celebración del cónclave. “No os vais a librar de mí”, bromeó.

Que la expresidenta de Castilla La Mancha mantenga un pie en el partido y otro en el Ejecutivo en una legislatura cuya duración es todo un misterio en estos momentos (dada la exigua mayoría del PP) es relevante en un momento en que el propio Rajoy se ha visto obligado, a la hora de diseñar su gabinete, a buscar contrapesos entre su vicepresidenta y ministra de Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría y Cospedal.

A nadie se le escapa que según vayan pasando los meses la sucesión de Rajoy será una cuestión que vaya tomando enjundia y el poder y apoyos que acumulen unos y otros cuando llegue ese momento puede ser trascendental para tomar ventaja o para influir en la decisión. El hecho de que tan sólo 24 horas después de que el presidente haya dado a conocer los nombres de sus ministros el foco esté en las cuotas de responsabilidad que acumulan una y otra sugiere que, de ahora en adelante, sus pasos y decisiones serán escrutadas con lupa y en clave sucesoria.

PRIMER ACTO EN DEFENSA

En su primer acto en el ministerio, en el que tuvo que pasar revista a las tropas que le rendían honores bajo una intensa lluvia, Cospedal estuvo acompañada de los presidentes del Congreso y del Senado; de buena parte del Gobierno -entre los que estaba la propia Sáenz de Santamaría junto a otra media docena ministros-; cuatro de los cinco vicesecretarios del PP (Javier Arenas incluido); buena parte del grupo parlamentario popular y miembros de su organización en Castilla La Mancha.

“Trabajaré por el bien general de los españoles y en beneficio y por la grandes de España”, dijo Cospedal en su discurso, que comenzó con un agradecimiento expreso a Rajoy por haberla elegido para ejercer una responsabilidad que asumirá “con humildad y orgullo”. “Nuestras Fuerzas Armadas son digna bandera de lo mejor de España y de todos y cada uno de los españoles. Y a ese honor y ese estandarte, con la ayuda de Dios, me debo a partir de hoy”, concluyó.

LAS OTRAS TOMAS DE POSESIÓN

Tras jurar o prometer sus cargos ante el Rey a primera hora de la mañana y participar en una reunión "protocolaria" del Consejo de Ministros, en la que Mariano Rajoy ha transmitido a su nuevo equipo la necesidad de "dialogar" en una legislatura en minoría parlamentaria del PP, no solo Cospedal, el resto de los seis nuevos ministros prevén participar en actos similares.

Esta mañana se han celebrado ya los intercambios de carteras en Fomento Exteriores, a los que han acudido varios miembros del nuevo Ejecutivo para arropar a sus colegas. Así, el nuevo titular de Fomento, Íñigo de la Serna, arropado por la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, ha tomado posesión con mucha prudencia, sin prometer el aumento de inversiones que los representantes de las grandes constructoras presentes en el acto esperan como agua de mayo.

DE LA SERNA NO PROMETE UN AUMENTO INVERSOR

Al contrario, se ha puesto como objetivo la “eficacia y eficiencia de los recursos públicos”. Tampoco ha mencionado el diálogo con las comunidades autónomas que en casos como el de Catalunya y los problemas de Cercanías, será clave para juzgar el resultado de su gestión.

Muy dado a la hipérbole, según sus detractores del Ayuntamiento de Santander, ha dado una primera muestra de ello al afirmar que su vida política ha discurrido "en paralelo” a la de Rajoy, después de que este le catapultara en 2007 a la alcaldía, informa Manel Vilaseró.

Alfonso Dastis, por su parte, ha garantizado que tras casi un año en el que el país ha paralizado su impulso por haber estado en funciones su objetivo es "volverle a dar al botón del play y demostrar que España está de verdad de vuelta". Su antecesor en el Ministerio de Exteriores, José Manuel García-Margallo, se ha despedido como ministro agradeciendo a Rajoy la confianza otorgada y destacando los logros de su gestión. 

"MUCHO POR SERVIR A ESPAÑA"

Por su parte, el nuevo ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, despidió de su antecesor, Jorge Fernández Díaz, asegurando que "todavía le queda mucho por servir a España", algo de lo que había hecho "una constante en su vida". Tanto Zoido como su predecesor aprovecharon el acto para elogiar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el primero por lo constatado a lo largo de su trayectoria profesional como juez y el segundo al frente del Ministerio del que dependen más de 200.000 personas.

El ya exministro de Interior destacó en su intervención, que se cerró con un prolongado aplauso, la presencia de "prácticamente todo el gobierno", con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a la cabeza. También asistieron de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Te puede interesar

"SERÉ EL ACENTO CATALÁN" 

Dolors Montserrat, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha dejado muy claro que su papel es ser “el acento catalán” del nuevo Gobierno. Eso sí, con el objetivo de garantizar “la igualdad y la cohesión” de todos los territorios. “Mi país es España y mi tierra Catalunya”, ha dejado sentado.