Ir a contenido

EL NUEVO GABINETE

Rajoy da a conocer hoy a su Gobierno, con nueva estructura y perfil más pactista

El presidente se reunirá con el Rey a las 18.00 horas y después comunicará la composición del nuevo Ejecutivo

En el PP, donde se esperan los cambios con tensión, se auguran equilibrios de poder y mayor apuesta por la comunicación

Gemma Robles

La quiniela de los nuevos ministros de Rajoy, una incógnita a resolver / ATLAS

Ha llegado el momento. Mariano Rajoy hará pública este jueves la lista de los ministros de su nuevo Gobierno. El presidente tiene previsto reunirse con el rey Felipe a las 18.00 horas para trasladarle la composición del Ejecutivo y, después, se comunicará oficialmente, informa Efe. Los ministros jurarán o prometerán mañana viernes su cargo ante el Monarca, tras lo cual celebrarán la primera reunión del Consejo de Ministros y se realizará el intercambio de carteras en aquellos departamentos en los que haya relevo.

Juró su cargo este lunes ante Felipe VI y, a partir de ese momento, repartió su tiempo entre descansar en el puente de los Santos y encajar las piezas del puzzle del que ha de ser su nuevo equipo y puede que la nueva cúpula de su partido también. Por difícil que resulte la tarea -aseveran los suyos que se ha empeñado en buscar perfiles pactistas- no ha tenido motivos para estresarse en exceso, dado que él mismo se dio un amplio plazo, desde el pasado sábado hasta este jueves, para resolver el sudoku. Rajoy ha tratado de dar poca información a los suyos, a fin de evitar filtraciones, aunque fuentes populares confirman que esta vez ha hecho consultas (especialmente con barones territoriales) para conocer otras opiniones sobre nombres y estructuras gubernamentales y que, incluso, sobre este último aspecto ha repasado modelos de otros países antes de tomar una decisión definitiva. 

En todo caso el secretismo decretado sobre esta cuestión no significa que los colaboradores del presidente en Moncloa y la sede popular no hagan sus cábalas a tenor de las preguntas que han recibido o de las sugerencias que han hecho llegar hasta Rajoy o sus entornos. Así las cosas, los consultados dan por hecho que Soraya Sáenz de Santamaría seguirá teniendo un papel fundamental como mano derecha de Rajoy en el Gobierno, aunque hay más dudas sobre si será ella la única vicepresidenta esta vez, en caso de que se recupere la economía en un momento en que las negociaciones en este área con otros partidos (presupuestos, financiación, fiscalidad, senda de déficit para cumplir con Bruselas) serán piedra angular.

Desde el PP se apunta que en estos momentos puede ser "más que recomendable" recuperar una vicepresidencia económica e, incluso, encomendarle las tareas de portavocía a un ministro distinto a Santamaría para que tenga sobre sus expaldas un peso excesivo. Al fin y al cabo los conservadores llevan meses haciendo autocrítica sobre la comunicación y apuntando que debe repartirse más esta tarea para que pueda haber más voces que defiendan sus políticas.

ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

Y es que también está extendida la idea de que será ella quien esta legislatura asumirá de facto, incluso aunque se acabe nombrando otro ministro o ministra para este área concreta, la delicada área de Administraciones Públicas, en un momento en que las relaciones con Catalunya son tensas y deben reconducirse, según Rajoy. Asimismo, sus compañeros de militancia apuntan que dado que sus relaciones con Dolores de Cospedal no son las mejores posibles, Rajoy busca hacer equilibrios entre ambas -como con los territorios- una vez que  se ha decidido por abrir la puerta del Ejecutivo también a la expresidenta de Castilla-La Mancha.

¿Significará eso que habrá renovación en la secretaría general del PP?. Se da por hecho que así será, aunque quizás a medio plazo, puesto que se planea convocar un congreso para finales de enero o principios de febrero. Las apuestas señalan a Fernando Martínez Maillo o al vasco Alfonso Alonso como posibles sustitutos.

LOS NÚMEROS Y LA ECONOMÍA

En cuanto a los números, no se descarta que sigan Luis de Guindos y Cristóbal Montoro y se incorporen con cartera figuras como Álvaro Nadal, que era responsable de la oficina económica del presidente. Podría cambiar de despacho, dicen, Fátima Báñez, hasta ahora responsable de Empleo. El de Trabajo es un ministerio espinoso que podría ocupar la aragonesa Luisa Fernanda Rudi. O eso al menos es lo que sospecharon algunas fuentes consultadas que, parece, le escucharon preguntar recientemente a la responsable del PP aragonés si el ministerio de Empleo cuenta con vivienda, lo que levantó sospechas. 

Es en este terreno donde hay más especulación de última hora sobre la estructura. Se debate con fuerza en las filas conservadoras sobre la posibilidad de recuperar la vicepresidencia económica e,incluso, de innovar separando áreas como Industria y Energía, que podría fusionarse esta vez con otras carteras. De todos modos ha empezado la cuenta atrás para que Rajoy, en breve, saque de dudas a propios y extraños sobre el que será su gabinete en uno de los momentos más inestables de la política española.

El futuro de Fernández Díaz

Por si a alguien le quedaba duda, el ministro de Interior en funciones recalcó hace apenas unos días que si dependiera de su voluntad, él seguiría formando parte del Gobierno. Con independencia de que se haya visto involucrado en un escándalo de ‘guerra sucia’ en Catalunya. Pero acaba de ser reprobado en el Congreso y su presencia en la bancada azul tensa a toda la oposición. También a Ciudadanos, el partido ‘pseudosocio’ del PP en esta legislatura sin mayorías. De aquí surge el gran dilema de Rajoy, jefe y amigo de Fernández Díaz. Al presidente no le gusta dejarse llevar por la presión ni dejar en la estacada a los suyos, pero Ciudadanos ya vetó a Fernández Díaz (y a Cospedal) para presidir el Parlamento. Fue un primer aviso.