Garzón irá a la protesta 'Rodea el Congreso' en la investidura de Rajoy

El líder de IU anuncia que si su trabajo parlamentario se lo permite, estará en la calle para rechazar al candidato del PP

Anima al resto de diputados a acudir a la manifestación que pretende pasar por delante de la Cámara baja

El líder de Izquierda Unida dice que lo positivo de la abstención de los socialistas es que las máscaras han caído / Vídeo: ATLAS

1
Se lee en minutos
Iolanda Mármol
Iolanda Mármol

Periodista

ver +

Alberto Garzón ha anunciado este lunes que posiblemente asista a la protesta 'Rodea el Congreso', una manifestación para evidenciar el rechazo a la investidura de Mariano Rajoy y que tiene la Coordinadora 25-S convocará el día de la segunda votación en la Cámara baja, sábado o domingo, una fecha que se hará pública en las próximas horas. El líder de IU ha confirmado, tras reunirse con el Rey,Rey que si su trabajo parlamentario se lo permite estará en la calle, y ha recordado que ya estuvo en la misma iniciativa en 2012. Entonces, la manifestación no tenía la preceptiva autorización de la Delegación de Gobierno.  En esta ocasión, está prevista una manifestación que transcurriría desde la plaza de Neptuno hasta la Puerta del Sol, es decir, que pasaría por la Carrera de San Jerónimo, justo delante de la puerta principal del Congreso.

Garzón ha señalado que si la manifestación es democrática, tiene como objetivo criticar "la traición histórica del PSOE" y no le impide desempeñar su trabajo, irá. Es más, ha alentado a los diputados del grupo parlamentario Unidos Podemos a acudir también. "Espero que estén el mayor número de diputados posibles", ha afirmado.

Noticias relacionadas

La jefa de Gabinete de Pablo Iglesias, Irene Montero, ya aseveró el viernes pasado que Podemos no convoca esa protesta pero dejó claro que la apoya y la considera un ejercicio democrático digno de "orgullo". 

'Rodea el Congreso' llega en plena campaña de los dirigentes afines a Iglesias para reivindicar una mayor presencia en las calles, en una estrategia que le aleja del secretario político, Íñigo Errejón, que pone el énfasis en el trabajo en las instituciones para despertar más certezas entre los ciudadanos que simpatizan por el cambio pero todavía desconfían.