Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

Los locuaces vencidos del PSOE

Los partidarios del 'no' a Rajoy coparon los micrófonos dentro y fuera de la sede de Ferraz

Pablo Allendesalazar

Periodistas, policías y decenas de simpatizantes, ante la sede del PSOE en Madrid.

Periodistas, policías y decenas de simpatizantes, ante la sede del PSOE en Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA

Los victoriosos dirigentes socialistas partidarios de la abstención en la investidura de Mariano Rajoy han llegado al fracturado comité federal del partido sabedores de que iban a imponerse, pero también conocedores de que su postura tiene difícil explicación y venta entre sus militantes y votantes. Sin embargo, si su intención es persuadir a sus bases y simpatizantes de que han elegido el menor de dos males, como vienen afirmando, este domingo lluvioso en la capital han dejado pasar una ocasión de oro. Los partidarios del no al PP han perdido, pero han copado los micrófonos tanto en la calle como en los pasillos y la sala de reuniones de la sede central del partido.

En poco se ha parecido la reunión al tan dramático como bochornoso encuentro de 11 horas que hace tres semanas culminó con la dimisión de Pedro Sánchez. En la calle, en lugar de dos centenas de indignados sanchistas (además de simpatizantes de Podemos e IU), apenas se han congregado unas muy pocas decenas de partidarios del no a Rajoy. El despliegue policial (siete furgonetas de la Policía Nacional, dos coches de la local, más de 20 agentes) ha resultado excesivo.

Los abstencionistas dejan pasar la ocasión de empezar a tratar de convencer a las bases y simpatizantes del PSOE

Los dirigentes socialistas se han librado del paseillo masivo de insultos, pero no de algunos gritos lejanos desde la otra acera: "No es no", "Mi voto no se vende, mi voto se defiende", "Esta no es la sede del PP". Entre los asistentes, mayoritariamente de edad avanzada, las conversaciones han tenido el mismo tono. "Felipe es un histórico, pero tiene que estar en los libros de historia", reclamaba un hombre en la setentena. "La gestora se pasa por el forro los estatutos, no han aceptado las firmas del alcalde de Jun para no tener que convocar un congreso", se quejaba otro.

DÍA DE PUERTAS ABIERTAS

También al contrario que entonces, los socialistas han abierto sus puertas a los periodistas. Parece que esta vez no había miedo a lo que pudiera oirse y hablarse en los pasillos. Pero sí ha se ha repetido la profunda división entre los dirigentes y ha quedado patente desde el comienzo. Prácticamente todos los que se han detenido a hacer declaraciones en el abarrotado hall eran partidarios del no: Miquel Iceta, Patxi López, Idoia Mendia, Luis Tudanca, José Antonio Pérez Tapias, Óscar López,... También han sido mayoría en los turnos de palabra en el comité y a la salida, con César Luena, número dos de Sánchez, como protagonista.

Por el lado de los abstencionistas, les ha tocado dar la cara a Elena Valenciano y a José Blanco (que según algunos ha llevado la reunión "con autoritarismo" y, para otros, ha evitado que se repita el "caos y la vergüenza" del último encuentro). Significativamente, dos caras de la vieja guardia. También a Guillermo Fernández Vara, abucheado al salir.

La gran protagonista de su bando, Susana Díaz, no ha llegado a pronunciar la palabra abstención durante su intervención en la reunión y ha esperado hasta que ya casi todo el mundo se había ido para acercarse a los periodistas bajo condición de que no le grabasen. El relato de los vencedores ha quedado para otro día.