24 oct 2020

Ir a contenido

LA ESTRATEGIA DE LA FORMACIÓN MORADA

Podemos apoya un 'Rodea el Congreso' en la investidura de Rajoy

Iglesias se alía con la izquierda radical contra Errejón

Los anticapitalistas aprueban unirse a la candidatura pablista en Madrid

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. / JOSE LUIS ROCA

Pablo Iglesias tendrá una ocasión de oro para traducir su nueva estrategia política en una imagen de gran poder simbólico. El lema "un pie en las instituciones y el resto del cuerpo en la calle" que defiende el líder de Podemos va camino de hacerse visible si prospera la iniciativa de la Coordinadora 25-S para organizar la protesta 'Rodea el Congreso' durante la probable investidura de Mariano Rajoy, la próxima semana. La dirección apoya la concentración y no descarta acudir.

De confirmarse la convocatoria, algunos dirigentes podemistas podrían participar en la reivindicación mientras otros asisten al pleno de una investidura que los organizadores califican de "ilegítima". Ningún miembro de la dirección ha adelantado dónde estará, pero la jefa de gabinete de Iglesias, Irene Montero, considera que 'Rodea el Congreso', la iniciativa que dio la vuelta a la Cámara baja en el 2012, es un "ejercicio democrático". "Para nosotros es motivo de orgullo porque implica que la democracia funciona", afirmó tras conocerse la propuesta, de la que todavía no se ha concretado fecha (hay tres días de pleno).

Podemos niega que haya organizado la protesta, que coincide con el viraje hacia la "radicalidad" que Iglesias trata de imponer en el partido, en contra de las tesis de Íñigo Errejón, que apuesta por tener "un pie en la calle y otro en las instituciones", convencido de que el futuro pasa por ofrecer mayor solvencia en el Parlamento.

El debate entre ambas almas se alimentó este viernes con el pacto sellado entre pablistas y anticapitalistas, que sumaron fuerzas contra Errejón en las primarias para controlar la federación de Madrid

PUGNA POR EL PODER

La alianza empezó a fraguarse el día después de que los errejonistas presentasen su candidatura a la dirección de Podemos en Madrid, por sorpresa. El líder anticapitalista Miguel Urbán llegó al Congreso. A recibirle salió una persona de la máxima confianza de Pablo Iglesias. La tarde anterior había sucedido lo mismo con el cofundador Juan Carlos Monedero. Ambas visitas auguraban que la pugna por el poder en la capital, que elige el 9 de noviembre nueva dirección, iba a librarse en clave estatal, y que Iglesias iba a implicarse directamente en la batalla.

La alianza, que se rubricó este viernes, tiene consecuencias difíciles de prever. En lo inmediato, Urbán suma su fuerza al candidato pablista Ramón Espinar, a costa de tensionar las bases de Izquierda Anticapitalista (IA), reacias a un pacto entre cúpulas. Los afines a Iglesias aseguran que vencerán con comodidad a la lista errejonista de Rita Maestre Tania Sánchez. Dan por hecho que controlarán el poder en la federación de Madrid e impondrán línea política y cargos en el aparato estatal.

Los dirigentes próximos al secretario político ponen en duda esos cálculos y se ven en condiciones de ganar. Creen que Espinar no tiene militancia y les sorprende que Urbán haya negociado como socio débil, cuando sin ningún respaldo casi vence al candidato pablista en EL 2015, Luis Alegre, que ahora deja la secretaría general autonómica.