El Rey mueve ficha para acelerar el desbloqueo político

Felipe VI convoca 'in extremis' a los grupos en busca de una investidura

El anuncio del Monarca apremia al PSOE a confirmar ya si se abstendrá

El rey Felipe VI pronuncia su discurso en la cumbre de refugiados de la ONU, el lunes. 

El rey Felipe VI pronuncia su discurso en la cumbre de refugiados de la ONU, el lunes.  / EFE / JASON SZENES

4
Se lee en minutos
G. ROBLES / P. SANTOS / I. MÁRMOL / P. MARTIN / MADRID

El jefe del Estado presidirá este miércoles los actos oficiales del 12-O, jornada de la Hispanidad, habiéndose quitado la presión de dar respuesta a una de las preguntas que, de no haber despejado la incógnita previamente como ha hecho, hubiera protagonizado sin duda los corrillos con invitados y periodistas en la repeción oficial: ¿habrá o no nueva ronda de contactos con los grupos para intentar in extremis una investidura? La habrá. El cambio político que se respira desde que el PSOE implosionase el 1 de octubre, Pedro Sánchez dimitiera y su organización, de mano de una gestora, comenzase a virar hacia la posible abstención ha decidido a Felipe VI a mover ficha. Los partidos deberán pasar por la Zarzuela el 24 y 25 de octubre, a fin de aclarar cuál sería ahora su posición y su voto en caso de que volviese a convocarse una última sesión para encontrar presidente. Obviamente el Rey necesita saber si los diputados socialistas consolidan el tránsito de su hasta ahora implacable 'no es no' ' a Mariano Rajoy a una abstención suficiente.    

Las fechas señaladas ya por el jefe del Estado en el calendario obligan al PSOE a tener una postura adoptada y ratificada por su comité federal antes de esa nueva ronda. El presidente de la gestora,  Javier Fernández --él será quien se entreviste con el Monarca en nombre de su organización-- se resiste a poner día y hora, aunque ya no se oculta que seguramente será el domingo 23 de octubre cuando se convoque a los socialistas a un comité crucial, para ellos y para el futuro del país, del que puede salir una decisión mayoritaria sobre la investidura de Mariano Rajoy, pero dificílmente unánime.

Si finalmente se impone la vía de permitir que el líder conservador gobierne en minoría --pero sobre los 150 puntos pactados 150 puntoscon Albert Rivera hace unos meses, sostienen los populares-- el Congreso tendrá que acelerar los preparativos para ungir al candidato Rajoy antes de la fecha límite, el 31 de octubre. Si no se consigue, habrá comicios seguramente el 18 de diciembre, puesto que el Parlamento pretende tramitar una reforma a partir de la próxima semana para evitar que unas hipotéticas generales caigan en Navidad.

CALENDARIO EXPRÉS

 Así las cosas, fuentes parlamentarias cuentan con que las citas de Felipe con los grupos serán esta vez más breves que en ocasiones anteriores y que podrían darse por finalizadas la misma tarde del martes 25. Si al Rey le salieran por fin las cuentas (Ciudadanos mantiene su respaldo a Rajoy aunque rechaza entrar en su futuro Gabinete) unos minutos más tarde podría convocar a palacio a la responsable del Congreso, Ana Pastor, y confirmar que tiene candidato.

Esas mismas fuentes apuntan que tras las 24 horas protocolarias que han de pasar desde el anuncio real, podría celebrarse ya una primera sesión del Pleno de investidura, esto es, en la tarde del miércoles 26 de octubre con el discurso del aspirante. El día siguiente llegarían las réplicas desde la oposición y la primera votación. Si partidos como C’s o el PSOE, en caso de que este último termine por abstenerse, optan por apurar al último minuto podría haber una segunda votación el sábado 29. Caben otras opciones de calendario, aunque esta es la que se maneja con más fuerza entre las bambalinas del Parlamento. A partir del lunes 31 (día en que el jefe de Estado estaría de vuelta en España tras participar en la Cumbre Iberoamericana), podría tomar posesión del cargo el nuevo presidente y sucesivamente los integrantes de su Gobierno.

Esta apretadísima, trascendental y solemne agenda será sin duda motivo de conversación entre los políticos que sí participarán en los fastos del 12-O, aunque se esperan destacables ausencias: faltarán al desfile al menos cinco presidentes autonómicos (Alberto Núñez Feijoo y Ximo Puig por motivos de agenda personal o profesional y Carles Puigdemont; Iñigo Urkullu y Uxue Barkos porque prefieren no asistir a Madrid conmemorar la fecha). Tampoco estará la alcaldesa de la ciudad, por encontrarse fuera de España, ni representantes de Podemos, ERC, PNV, PDC, Compromís o Bildu.

12-O,destacables ausenciasAlberto Núñez Feijoo Ximo Puig Carles Puigdemon Iñigo UrkulluUxue Barkos la alcaldesa  PodemosERC, PNV, PDC Compromís  Bildu.CATALUNYA Y LA CARTA MAGNA  

Noticias relacionadas

CATALUNYA Y LA CARTA MAGNA  Otro de los asuntos que sin duda copará los corrillos que se formen en la Zarzuela será Catalunya, como viene siendo habitual en los últimos años. El plan de Puigdemont de convocar un referéndum antes de que finalice septiembre del 2017 o la constatación, por parte de los independentistas, de que seguirán adelante con las leyes para la desconexión, pese a que la justicia amenaza con la inhabilitacióninhabilitación a muchos de sus representantes, ha vuelto a poner el foco en el proceso soberanista. Está por ver además si, como esperan los populares dándolo por hecho, el PSOE vuelve a poner sobre la mesa (quién sabe si como condición para otras negociaciones) la demanda de una reforma constitucional que busque mejor encaje a los catalanes. Esta posiblidad lleva tiempo asumiéndose y digiriéndose en el partido de Rajoy, que cuenta con que esta legislatura habrá subcomisión ad hoc y debate sobre la reforma en el Congreso. Como poco. 

Además, hay sectores del PP, como la organización que lidera Xavier García Albiol, donde este discurso se está adaptando como propio; Albiol ha garantizado a Puigdemont que estará de su lado si cambia de rumbo y acude a la Moncloa a proponer cambios "razonables" en la Carta Magna.