26 oct 2020

Ir a contenido

LA IZQUIERDA ALTERNATIVA

Iglesias gira el rumbo de Podemos hacia la tesis más radical

El secretario general enmienda al errejonismo y defiende el discurso de la cal viva

Se autoproclama líder de la oposición frente al hundimiento del PSOE

Iolanda Mármol

Pablo Iglesias se erigió este viernes líder de la oposición tras augurar que la implosión del PSOE terminará en una abstención que permitirá la reelección de Mariano Rajoy. Desde ese cargo autoproclamado, el secretario general de Podemos dio un golpe de timón para virar el rumbo del partido hacia las tesis más radicales, las que le enfrentan con su secretario político, Íñigo Errejón. El jefe podemista reivindicó la línea más dura, con un discurso áspero, en el que corrigió el camino hacia la transversalidad, convencido de que bajo su rudeza original se hallaba "la verdad", admitió que había llegado a "disfrazarse" y cometió la "equivocación" inducido por los consejos de su número dos.

Iglesias reivindicó su polémico discurso en el Congreso, durante la investidura fallida de Pedro Sánchez, cuando acusó a Felipe González de tener "el pasado manchado de cal viva". Aunque durante meses admitió que fue un error, este viernes, ante centenares de militantes madrileños, se desdijo y se atribuyó haber tenido el coraje de decir "la verdad".

"Dijimos la verdad en sede parlamentaria. Dijimos 'cuídese de Felipe González', y aquel vídeo se ha vuelto a hacer viral porque dijimos que Ciudadanos era un submarino del PP y que Felipe González iba a ser el enterrador de Pedro Sánchez”, clamó. También negó haber tejido un acuerdo con Sánchez y los independentistas, a pesar de que, en agosto, dijo haber conversado con él y que los dos estaban "de acuerdo"  en intentar un Gobierno de estas características. Dimitido Sánchez y ante los podemistas de base, Iglesias negó la mayor: "Algunos están intoxicando y dicen que ya teníamos un acuerdo con el PSOE. ¡Ojalá!, jamás buscaron un acuerdo con nosotros".

DESMONTAR AL ADVERSARIO INTERNO

Habló del enfrentamiento en Podemos, que calificó como "debate". "Pido desde aquí, como secretario general, que todos nos respetemos", solicitó. Y desde el escenario, como secretario general, fue impugnando una a una las tesis de Errejón. Ni siquiera le citó, pero empleó incluso el lenguaje acuñado por el número dos, que escuchaba impertérrito. "Nos equivocamos. Nunca hubo empate catastrófico en España", alegó, aludiendo a la explicación que el secretario político dio tras los resultados del 20-D, cuando PSOE y Podemos quedaron a solo 300.000 votos de distancia.

También reivindicó que la alianza con Alberto Garzón debe ir más allá de la coalición electoral. "Hay quien dice que sin IU estábamos mejor. No es verdad. Lo fundamental para ser más es resultar creíbles. Y a veces parecía que nos disfrazábamos y nos poníamos careta", lamentó, en referencia a la campaña del 26-J, dirigida por Errejón, en la que se mostró comedido, se reivindicó socialdemócrata y llevaba corbata. 

También cargó contra el mantra del número dos, que reclama hacer un buen trabajo parlamentario para aportar certezas en vez de miedo. "El debate no es dar más o menos miedo", dijo. Y pidió un partido cuyo corazón sean los militantes para "politizar el dolor". "No quiero que los cuadros del futuro de Podemos vengan del PSOE, ni del PP. Quiero que se hayan forjado en las luchas sociales. Ni quiero un partido de profesionales, quiero un partido de activistas", zanjó.

Antipatriotas con esmoquin y corbata

Pablo Iglesias confirmó ante los militantes que no asistirá a los Premios Princesa de Asturias ni a los actos conmemorativos del Doce de octubre. "Los representantes democráticos no son los que beben champán y comen canapés", reclamó para criticar a los dirigentes políticos que asistirán a la ceremonia en el Palacio Real. "Que no se ofendan, pero esa recepción estará llena de gente antipatriota por muchos esmoquines o corbatas que lleven", reprochó. Este es el segundo año en el que Iglesias declina la invitación cursada por la Casa Real para celebrar el Día de la Hispanidad.

Pablo Iglesias, el pasado 7 de octubre, en un acto con representantes de los círculos de Madrid en el Cine Palafox.

Pablo Iglesias, el pasado 7 de octubre, en un acto con representantes de los círculos de Madrid en el Cine Palafox. / JOSÉ LUIS ROCA