El PSOE no dará estabilidad a Rajoy aunque se abstenga

Fernández avisa de que el líder del PP tendría que negociar cada ley con los grupos

Díaz insiste en que el presidente en funciones debe "moverse" para llegar a una "salida"

Javier Fernández, en la rueda de prensa que ofreció este lunes.

Javier Fernández, en la rueda de prensa que ofreció este lunes. / JOSÉ LUIS ROCA

2
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

Dentro del grupo de dirigentes que ha tomado las riendas del PSOE tras forzar la salida de Pedro Sánchez como secretario general Pedro SánchezJavier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora que pilotará el partido hasta su próximo congreso, es de los más proclives a conceder una abstención a Mariano Rajoy para evitar unas terceras elecciones. Fernández se había quejado en los últimos días de la actitud de algunos altos cargos del PP, que habían exigido al PSOE un compromiso que fuera más allá de permitir la investidura del presidente en funciones. Pero este jueves, tras escuchar el mensaje de Rajoy de que no pensaba “poner condiciones” al PSOE para negociar su continuidad en la Moncloa, la máxima autoridad de los socialistas aplaudió sus palabras. Aun así, Fernández dejó claro que su partido no puede atarse a los conservadores, subrayando la diferencia entre permitir la investidura de Rajoy y comprometerse a votar a favor de sus futuras decisiones, empezando por los Presupuestos Generales del Estado.

“Rajoy me ha parecido razonable, muchísimo más razonable que los argumentos que habían trasladado algunos miembros del PP”, señaló en La Sexta el presidente de la gestora socialista. “El PSOE podrá consentir o no la investidura, pero en ningún caso le va a proporcionar estabilidad al PP. Tendrá que ganársela, porque es muy cómodo estar como ha estado hasta ahora, con mayoría absoluta. Tendrán que buscar esa gobernabilidad y estabilidad día a día y con los grupos parlamentarios”, continuó. Por lo tanto, si finalmente hay un Ejecutivo de Rajoy gracias a los socialistas, con o sin contrapartidas, los populares tendrán que negociar después ley a ley, buscando la complicidad de la oposición.

El líder del PP no puede pretender llegar a “una salida razonable” a la situación de bloqueo "sin mover una pestaña", señaló Susana Díaz. La presidenta de Andalucía, según fuentes socialistas, se encuentra también entre quienes abogan en privado por una abstención como el menor de los males. Otros mandatarios autonómicos tienen más dudas, caso del castellano-manchego Emiliano García-Page, el aragonés Javier Lambán y el valenciano Ximo Puig. Aun así, Puig consideró que las palabras de Rajoy suponían “un primer paso” y un síntoma de que está empezando a “bajar al terreno de los humanos”.

LOS FIELES A SÁNCHEZ

Los socialistas, mientras tanto, continúan sin tomar una decisión sobre la gobernabilidad. La abstención ha ganado enteros una vez que Sánchez ha dejado el mando del partido, pero es un camino repleto de escollos, más allá de la falta de consenso entre los barones. Los fieles al exsecretario general siguen siendo muchos, mantienen su ‘no’ al PP y aseguran representar el sentir de las bases. Así, Susana Sumelzo, que fue secretaria de Administraciones Públicas en la cesada ejecutiva socialista, insistió en que no se abstendrá “aunque lo ordene el comité federal”, máximo órgano del PSOE. Núria Parlón, que se medirá a Miquel Iceta en las primarias del próximo 15 de octubre por el liderazgo del PSC, también defiende romper la disciplina de voto. La alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet se encuentra entre quienes apoyan la celebración de un congreso del PSOE cuanto antes, sin esperar la formación de gobierno, como defiende la gestora y defendía Sánchez hasta que se vio cercado por sus críticos. Según sus promotores, la iniciativa secundada por Parlón ya cuenta con 39.000 firmas. Sin embargo, tiene escasos visos de prosperar.

Noticias relacionadas

“Tengo absoluta confianza en que si lo que decide el comité federal es una abstención los diputados responderán de acuerdo a lo que siempre ha sido la cultura política del PSOE”, concluyó Fernández. Es decir, de forma obediente. La próxima cita de este organismo, en el que se decidirá la posición a tomar, aún no ha sido convocada.