Ir a contenido

El PP apela a la 'doctrina Botín' para pedir el archivo del caso por el borrado de los ordenadores de Bárcenas

La jueza instructora confirma el procesamiento del partido por la destrucción de los discos duros y le reprocha que no los entregara a la Audiencia Nacional

Matiza que el delito que se atribuye a la formación es por daños informáticos porque el de encubrimiento solo puede ser atribuido a personas físicas

ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID / LAURA PUIG / BARCELONA

Luis Bárcenas.

Luis Bárcenas. / AGUSTÍN CATALÁN

El Partido Popular ha pedido a la juez de Instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, el archivo del caso del borrado de los discos duros de los ordenadores de Luis Bárcenas apelando a la 'doctrina Botín', después de que el extesorero renunciara a ejercer la acusación particular. La petición se ha conocido este martes, poco después de hacerse pública la decisión de la magistrada de confirmar el procesamiento del partido conservador al rechazar los recursos de reforma interpuestos por el fiscal y el PP contra el auto en el que daba por concluida la instrucción.

La 'doctrina Botín', establecida por el Tribunal Supremo, considera que las acusaciones populares no son suficientes para que siga adelante un procedimiento, si la fiscalía y los directamente perjudicados por un delito, que ejercen la acusación particular, no aprecian que haya existido uno. A esta doctrina se aferraron sin éxito tanto la fiscalía como la Abogacía del Estado al reclamar la absolución de la infanta Cristina en el 'caso Nóos', al ser la acusación popular ejercida por Manos Limpias la única que proponía juzgar a la hermana del Rey por dos delitos fiscales.

El PP argumenta en su escrito que el delito de daños informáticos que le atribuye la jueza "es un derecho de carácter privado", cuyo "único" perjudicado sería Bárcenas. "En consecuencia", concluye, "no es posible continuar la presente investigación (...) únicamente a instancias de las acusaciones populares". Respecto del segundo delito, el de encubrimiento --del que la jueza matiza en su auto que solo afecta a los tres responsables del partido imputados, y no a la formación en sí--, el PP reclama su archivo para la tesorera actual, Carmen Navarro, al considerar que no se la puede juzgar por este delito si se ha sobreseido la causa respecto del que sería el encubierto, el de daños informáticos.

REPRIMENDA AL PARTIDO

La jueza no se pronuncia en su auto sobre la 'doctrina Botín', pero aprovecha para reprochar al partido presidida por Mariano Rajoy no haber entregado los ordenadores a la Audiencia Nacional y haber procedido a su destrucción.

"Todos los investigados (nueva denominación de los imputados) eran conocedores de primera mano de las investigaciones que se estaban llevando a cabo en la Audiencia Nacional sobre la contabilidad paralela del Partido Popular y sobre su financiación ilegal", afirma la magistrada, que ha sido recusada por el PP por enemistad manifiesta.

El auto señala que la información reclamada por la Audiencia solo podía estar en los portátiles utilizados por Bárcenas que el PP guardaba en su sede. Si a partir de enero del 2013 "los ordenadores que venía utilizando Bárcenas desde su época de tesorero y donde era de suponer que almacenaba la información que le era solicitada estaban en manos del PP, quien sostiene su titularidad, debió de ponerlos a disposición del juez o al menos hacerle saber de su existencia. No solo no lo hizo, sino que procedió a la destrucción de los dispositivos", concluye la magistrada.