Ir a contenido

El galleguismo 'light' del PP mantiene su hegemonía

Feijóo iguala los 41 escaños del 2012 y obtiene su tercera mayoría absoluta

La confluencia de Podemos sobrepasa en votos, e iguala en escaños, al PSOE

Xabi Barrena

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en su colegio electoral de Santiago de Compostela.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en su colegio electoral de Santiago de Compostela. / AFP / MIGUEL RIOPA

Si algo tienen en común la mayoría de las autonomías es la existencia en cada uno de esos territorios de un partido que, a lo largo de las sucesivas convocatorias desde los años 80, ha ido construyendo una hegemonía a golpe de victoria en las urnas. En algunas sitios, por ejemplo en Catalunya y Euskadi, dos de los tres territorios a los que de común se les identifica como las nacionalidades históricas a las que se refiere sin concretar la Constitución, este papel se lo han arrogado fuerzas propias que defienden el carácter nacional de sus comunidades. En la tercera, Galicia, como en alguna otra autonomía, como las Illes Balears, ese rol lo ha adoptado el PP con un discurso regionalista que conecta con el eje central del electorado gallego. Así lo acreditan los 41 diputados de ayer, lo que iguala la holgadísima mayoría absoluta del 2012, tres escaños por encima. Es la décima victoria popular. Nunca ha bajado del 44,3% de los votos.

Los resultados, claro está, suponen también un espaldarazo a Alberto Núñez Feijóo. Alguien que, con la que está cayendo en el PP, mejora unos más que reseñables resultados (un 47,54% de voto, dos puntos más que en el 2012) y logra su tercera mayoría absoluta, la única en el mapa autonómico español, se abre, lógicamente, muchas puertas en el futuro. Quizá, incluso, en la calle de Génova.

Alberto Núñez Feijóo

presdiente de la xunta

Ahora mismo no soy el futuro del PP, soy el presente de Galicia. Muchas gracias a Mariano Rajoy»

Despejada la relativa incógnita de si el PP revalidaría o no la mayoría absoluta, las principales dudas y donde se centraba la atención era en si, como se especuló el pasado 26-J en los comicios generales, el espacio podemista, representado aquí por su confluencia En Marea (donde la fuerza morada se ha aliado con una antigua escisión del BNG --Anova-- y con Izquierda Unida) obtendría el ansiado ‘sorpasso’ sobre el PSG. Y sí. Lo hubo. Al menos en votos, pues en escaños empataron a 14. 
    
VERDAD AL DESNUDO

A diferencia de lo ocurrido el mismo 26-J, en que el frenazo en el voto a Podemos evitó el adelantamiento y eso sirvió como máscara para ocultar los pésimos resultados de los socialistas (perdieron cinco escaños), la nueva condición de tercera fuerza en Galicia deja al desnudo todos los problemas del PSG.

Y es que a la pérdida de cuatro escaños, con respecto al 2012, se suma a la jibarización del porcentaje de voto. Del 31% del voto del 2009 se ha pasado, en este 2016, al 17, 89%, tras el 20,61% del 2012.

El BNG ya dejó a los socialistas en tercer lugar en el año 97 y en el 2001 

De las cuatro provincias, En Marea obtiene el segundo puesto en dos, las más pobladas, A Coruña y Pontevedra, y el PSG en Ourense y Lugo. Nueva muestra de la nula importancia de los asuntos de corrupción en las contiendas electorales. En Lugo, donde  el que era el líder socialista gallego , José Ramón Gómez Besteiro, era presidente de la Diputación, antes de ser imputado y dimitiera, el PSOE apenas ha perdido 10.000 votos y, eso sí, un escaño (igual que el PP).

Luis Villares

en marea

Nuestro resultado  pone a Galicia un poco más cerca de conseguir un país mucho más justo"

No es, con todo, la primera vez que los socialistas gallegos descienden al tercer peldaño del podio parlamentario. El BNG de Xosé Manuel Beiràs les apeó de la medalla de plata  en 1997 y 2001, es decir cuando, como ahora, el PSOE se hallaba en la oposición en el Congreso.

Lectura inversa para En Marea. La fuerza de Podemos les ha propulsado de los nueve que obtuvo Anova (la escisión del BNG junto a IU) a los 14 obtenidos ayer. En porcentaje de voto, y comparando con las otras dos lizas electorales en que la alianza ha concurrido, las generales de diciembre y junio, En Marea obtuvo tres puntos menos (19,06%).Lo cierto es que las expectativas que se generaron alrededor de la confluencia gallega tras las elecciones de diciembre se vieron matizadas ya en junio con la pérdida de tres otros puntos porcentuales y unos 40.000 votos. 

El nacionalismo gallego, de izquierdas, el BNG mantuvo el tipo, pero siempre transitando  en la frontera de lo residual. Un pequeño paso atrás, de siete a seis escaños y una pérdida de dos puntos de voto, quedándose en el 8%, lejos del 25% de los tiempos de antes de la escisión.

El componente rural gallego jugó en contra de las aspiraciones de Ciudadanos, que no obtuvo representación

Mención aparte merece que Ciudadanos, la segunda fuerza de la nueva política, no obtuviera representación alguna en el Parlamento gallego. Si en Euskadi, su reiterada petición de acabar con su concierto económico hacían prever unos malos resultados, la estructura de población de Galicia, con un fuerte componente rural, tampoco cabe pensarla, así se ha demostrado, como ideal para los de Albert Rivera.  

0 Comentarios
cargando