Ir a contenido

El PNV arrasa y Urkullu se ve lendakari

El PP aguanta aunque cosecha sus peores resultados de los últimos 22 años, mientras el PSE se desploma

EH Bildu logra la segunda plaza en su pugna con Podemos, que pierde la mitad de los votos que logró en las pasadas elecciones generales

Aitor Ubarretxena

Iñigo Urkullu, tras ganar las elecciones del 25-S.

Iñigo Urkullu, tras ganar las elecciones del 25-S. / AFP / ANDER GILLENEA

El PNV se ha impuesto con rotundidad en las elecciones vascas y se encuentra con un cómodo camino para seguir gobernando otros cuatro años más. Pese a la entrada de Elkarrekin Podemos en la Cámara, es el único partido que sale indemne e incluso mejora los resultados de 2012, ya que sube de 27 a 29. Por detrás, EH Bildu logra la segunda posición con 17 escaños, aunque se deja cuatro representantes, mientras que la formación morada se tiene que contentar con 11 asientos en su estreno en la Cámara. Aspiraba a la segunda plaza a escasa distancia de los peneuvistas, pero han perdido más de la mitad de los votos que recibieron en las generales de junio.

La mayor caída electoral corresponde al PSE, que obtiene 9 parlamentarios cuando hasta ahora ostentaba 16, aunque también mantiene su tendencia de descenso el PP, que se convierte en quinta fuerza con 9 escaños, uno menos que la pasada legislatura. Ciudadanos, finalmente, ha quedado fuera de la Cámara.

Con estos resultados, el PNV tiene abiertas todas las opciones para buscar socios e incluso para gobernar en solitario como en la pasada legislatura. Su presidente, Andoni Ortuzar, ha salido exultante a celebrar unos resultados que superan todas las expectativas, y ha proclamado que los datos demuestran que "Euskadi es diferente". Y ha destacado que, pese "al desgaste de la crisis y de la política", se ha convertido "en el único país de nuestro entorno que, elección tras elección, confía en el mismo partido".

EH BILDU SE RECUPERA Y PODEMOS SE DESHINCHA

Los 17 escaños de EH Bildu confirman que la coalición independentista ha aguantado el pulso con Elkarrekin Podemos, ya que ha recuperado 60.000 votos respecto a las elecciones generales de junio, cuando se vio claramente superada por la formación emergente. Arnaldo Otegi ha sido recibido por los militantes entre gritos de "independentzia", y en su discurso, ha destacado que un pacto en favor del derecho a decidir, con PNV y Podemos, sumaría 57 escaños en una Cámara de 75 asientos, una cifra nunca alcanzada antes.

En Elkarrekin Podemos se podía palpar la decepción, ya que ninguna encuesta les otorgaba una cifra tan baja. Sin embargo, su candidata, Pili Zabala, ha preferido calificar su resultado de "histórico", y ha subrayado que nunca una fuerza ha irrumpido en la Cámara de Vitoria con 11 escaños. "Hoy empieza todo", ha proclamado intentando animar a la militancia.

Por su parte, populares socialistas siguen perdiendo votos. Los 9 parlamentarios que obtiene el PSE son el peor resultado electoral de su historia en Euskadi. También el PP mantiene su línea descendente elección tras elección, ya que sus 9 representantes son su cosecha más pobre desde hace 22 años.

Sin embargo, el tono de sus intervenciones ha sido opuesto. El popular Alfonso Alonso se ha mostrado muy satisfecho pese al retroceso en votos y escaños. Ha optado por enfocar estas elecciones como un punto de partida para la "recuperación" de los apoyos que han ido perdiendo, elección tras elección, desde 2001. En todo caso, sus 9 parlamentarios también podrían apuntalar al PNV, una posibilidad que abre las opciones de que ambas formaciones intercambien respaldo político en Madrid y en Vitoria.

Al mismo tiempo, la candidata socialista, Idoia Mendia, ha comparecido con rostro sombrío. Ante la militancia, ha justificado los malos resultados por la irrupción de Podemos y por la abstención, que se ha situado en el 37%, tres puntos más que en 2012. Aunque su partido ha logrado los mismos parlamentarios que el PP, se sitúa como cuarta fuerza al haber recibido 20.000 votos más. Mendia ha admitido que "esperaban mucho más", y ha adelantado que sus 9 representantes trabajarán para evitar que se forme un frente soberanista

PACTOS POSTELECTORALES

La Cámara que ha salido de las urnas no tiene precedentes, con la entrada en liza de Podemos en su estreno y los malos resultados de PSE y PP. Como todas las encuestas preveían, serán necesarios pactos entre dos o tres formaciones para lograr la mayoría absoluta en un Parlamento con 75 asientos.

Un hipotético pacto entre PNV PSE, socios en las principales instituciones vascas, lograría por la mínima la mayoría absoluta en la nueva Cámara, aunque pierde peso respecto a los 43 representantes que sumaban en la pasada legislatura. Con todo, seguiría siendo una de las opciones más cómodas para los peneuvistas.

En todo caso, solo una suma de tres fuerzas podría desbancar al candidato peneuvista, Iñigo Urkullu, de la Lendakaritza. Aunque complicada, una alianza entre EH BilduPodemos PSE alcanzaría los 37 parlamentarios, aunque ninguna de estas tres fuerzas ha mostrado en campaña el menor interés en este tripartito.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.