18 sep 2020

Ir a contenido

Barberá pasa al grupo mixto del Senado, del que será portavoz por turnos

El PSOE estudia fórmulas para cesarla temporalmente como senadora y se persona en la causa del Supremo

Podemos y ERC piden que deje cobrar si se ausenta reiteradamente

EL PERIÓDICO / MADRID

Rita Barberá acude a un pleno del Senado.

Rita Barberá acude a un pleno del Senado. / AGUSTÍN CATALÁN

Tras comunicar formalmente el lunes su baja de militancia al PP y al Senado, la Mesa de la Cámara Alta incorporó este martes a Rita Barberá al grupo mixto, del que formará parte con normalidad y desempeñará el cargo de portavoz durante un mes por turno y en una comisión.

Así lo ha explicado este martes el portavoz del grupo, el parlamentario de Ciudadanos Xavier Alegre, quien ha convocado una reunión de los senadores del mixto para la próxima semana, incluida la exalcaldesa de València.

Alegre ha asegurado que no ha hablado aún con la parlamentaria pero que esta se incorporará a sus nuevas funciones con normalidad, se le asignará escaño en el pleno, despacho y funciones. Será vocal y portavoz en una comisión y también portavoz del grupo en el Senado cuando lo hayan sido al menos una vez los actuales miembros. Si la legislatura continua, eso será entre junio y julio del año que viene.

Barberá, quien compartirá grupo parlamentario con los senadores del CDC, Ciudadanos, Compromís, UPN, Foro Asturias, EH Bildu, Agrupación Herreña Independiente, Coalición Canaria, Nueva Canaria y la Agrupación Socialista Gomera, se embolsará casi todos los meses en torno a 7.000 euros y si finalmente ostenta una portavocía en comisión, ingresaría un complemento salarial de 1.000 euros más al mes.

LOS INTENTOS PARA QUE DEJE EL ESCAÑO

Hace justo una semana, el Tribunal Supremo dejó a un paso de la imputación a Barberá por el presunto delito de blanqueo de capitales y designó instructor de la causa. La apertura de una investigación penal inició una dura negociación entre el PP y Barberá que terminó el pasado miércoles con la baja voluntaria de militancia de la exalcaldesa pero no con su renuncia al Senado, al que, según la oposición, se aferra para continuar aforada

Para tratar de impedirlo, el PSOE ha encargado un informe jurídico con el fin de estudiar las posibles fórmulas para provocar el cese temporal de su actividad parlamentaria. Si bien, para ello es necesario que el Supremo solicite el suplicatorio preceptivo a la Cámara Alta, para poder iniciar la investigación y que este sea concedido; paso que aún no ha dado el instructor de la causa, el exfiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido.

Asimismo, el cese de Barberá requeriría ser aprobado por mayoría absoluta y aunque el PP en la Comunitat Valenciana se ha sumado a una iniciativa para solicitar a la parlamentaria su escaño (por designación autonómica), está por ver que los populares votasen a favor de la propuesta socialista para apartar contra su voluntad a Barberá, después de que la secretaria general, Dolores de Cospedal, y otros cargos defiendan públicamente su presunción de inocencia. De hecho, este martes el vicepresidente del Senado, el popular Pedro Sanz, criticó a la oposición por convertirse en "justiciero" y tratar a Barberá de forma distinta a la de otros senadores imputados.

Aún así, el portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, ha reiterado que su partido está buscando fórmulas posibles para intentar la suspensión cautelar de Barberá, así como que su partido ha solicitado personarse como acusación particular en el caso que investiga el Supremo.

Por último, ha avanzado que van a presentar una moción para volver a debatir en pleno de la próxima semana la eliminación de los aforamientos, una iniciativa que con un gobierno en funciones no tiene recorrido pero servirá para que el PP se retrate. 

LA RETIRADA DEL SALARIO

Podemos, por su parte, planteó en la reunión de la Junta de Portavoces que la valenciana sea suspendida de salario en caso de "inexistencia en el puesto de trabajo". A esta propuesta también se ha adherido ERC, al entender que es "inadmisible" que se pague a alguien que no acude regularmente a trabajar.

Por parte de Ciudadanos, Albert Rivera insistió que se busquen mecanismos para que los "transfugas" como Barberá devuelvan su escaño.