29 oct 2020

Ir a contenido

EL JUICIO POR EL PROCESO PARTICIPATIVO DEL 9-N

Puigdemont sugiere una movilización ciudadana si Homs es condenado

El 'president' advierte de que la respuesta no se quedaría en una nota de prensa

"Si se produjera una condena todos nos sentiremos condenados", proclama

FIDEL MASREAL / VALENCIA

Los presidentes Carles Puigdemont y Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat Valenciana.

Los presidentes Carles Puigdemont y Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat Valenciana. / MIGUEL LORENZO

Contundente en grado máximo. Así se ha mostrado el 'president' Puigdemont al ser preguntado por una eventual condena al 'exconseller' Francesc Homs -que hoy ha declarado ante el Tribunal Supremo- o a los otros procesados por el proceso participativo del 9-N del 2014 (el 'expresident' Artur Mas y las 'exconselleras' Ortega y Rigau"). Según el 'president' una sentencia desfavorable no generaría un reacción que se quedara "en un nota de prensa de queja".

"Si se produjera una condena -ha subrayado con gesto grave- todos nos sentiremos condenados, y cuando pasa esto, cuando hay un sentimiento muy mayoritario en un país que levanta el dedo para poder votar, las consecuencias van más allá de la expresión de la queja". El dirigente del PDC y jefe del Ejecutivo catalán ha insistido en que una condena representaría "un menosprecio" a la voluntad "de decidir" de todo un pueblo. Y sin concretar a qué tipo de réplica se refería, ha dado a entender que sería colectiva.

"EL DÍA DE LA VERGÜENZA"

El 'president', en una comparencia con su homólogo valenciano Ximo Puig en la Generalitat valenciana tras una cumbre en favor del corredor Mediterráneo junto a numerosos representantes socioeconómicos de ambas comunidades, ha afirmado que hoy es el "día de la vergüenza" para el Tribunal Supremo, porque "que un responsable político tenga que declarar por una demanda penal por haber permitido a la gente que exprese su opinión y que en paralelo un ministro que ha destinado dinero público para ensuciar un proceso con guerra sucia no dé explicaciones es de escándalo, es inaceptable, es una paradoja que no puedo dejar de condenar".

Puigdemont ha rematado su invectiva cuestionando -como han hecho otros dirigentes soberanistas en los últimos meses- la calidad democrática de España, porque "no es de salud democrática un EStado que juzgará al 'president' Mas, la vicepresidenta Ortega, la 'consellera' Rigau y el 'conseller' Homs por este delito tan criminal de permitir que los ciudadanos pongan las urnas", y en este sentido ha citado el precedente del referéndum de independencia en Escocia de hace dos años.