Ir a contenido

Pleno en la Constitucional

Ni un sillón se quedó libre para escuchar a Guindos en la comisión, que se vació al hablar del déficit

Pilar Santos

La oposición no ha conseguido llevar a Luis de Guindos al hemiciclo para que diera explicaciones en un pleno del Congreso (con un formato que habría sido más complicado para él), pero llenó al completo la sala Constitucional de la Cámara baja. Qué expectación. Ni un sillón libre para escuchar las explicaciones del ministro sobre la elección de José Manuel Soria para el Banco Mundial. Sus señorías se apuntaron a la comisión de Economía aunque no formaran parte de ella. Nada de quedarse en el despacho un día así y seguirlo por el circuito interno. Incluso había senadores del PSOE y también del PP para escuchar en persona los argumentos del Ejecutivo sobre una designación difícil de entender en una España azotada por el paro y con el ánimo arrasado por tantos escándalos de corrupción.

Guindos llegó con media hora de margen al Congreso, donde en el patio le esperaba una amplia representación de su partido. Tenía que “comerse un marrón”, como así le dijo Joan Baldoví (Compromís), que le tendría que haber tocado a Mariano Rajoy. Palmadas en la espalda y miradas dulces para un ministro que está acostumbrado a los tiburones de Bruselas.

Pablo Iglesias, que no forma parte de la comisión, anunció su participación en el debate un par de horas antes. A su llegada, con la coleta recién repasada con agua, explicó el motivo: “Creo que el asunto es de la suficiente relevancia como para que tenga la máxima visibilidad y creo que mi presencia ayuda a que vosotros le déis más visibilidad”. Los manuales de autoayuda dicen que es muy bueno quererse a sí mismo.

LOS NOMBRAMIENTOS DEL PSOE

El representante del PP, Eloy Suárez, intentó desviar la atención y el “y tú más” en esto de los nombramientos también salió a colación. Suárez denunció que las exministras Bibiana Aído, Magdalena Álvarez y Leire Pajín tampoco cumplían los “requisitos” para ocupar sus puestos en ONU Mujeres, el Banco Europeo de Inversiones y la Organización Panamericana de Salud, respectivamente. A Iglesias le dijo que parece que hay que ser “familiar” de alguien para ocupar un cargo en su partido.

Más dura fue la acusación al PSOE, al que Suárez recordó que su partido pidió comparecencias de ministros en el pleno y “nunca” se celebraron. Entre ellas, concretó, la relativa al ‘caso Faisán’ (sobre el chivatazo a miembros de ETA) porque el PSOE estaba “negociando” con la banda. El portavoz socialista, Pedro Saura, pidió la palabra para reprocharle su “indigno” comportamiento.

El presidente de la comisión negó el turno de dúplica a los portavoces y pasó al siguiente orden del día (el déficit) y la sala se vació.

0 Comentarios
cargando