Ir a contenido

El PP se apoya en Ciudadanos y Pastor para frenar el pleno sobre Soria

Guindos va el martes a dar explicaciones a la comisión de Economía y tratar de neutralizar así la presión de la oposición

PSOE y Podemos atacan a la presidenta por desoír el mandato de la Junta de Portavoces y no convocar la sesión urgente

Pilar Santos

Ana Pastor se dirige a la reunión de la mesa del Congreso, este lunes.

Ana Pastor se dirige a la reunión de la mesa del Congreso, este lunes. / JOSÉ LUIS ROCA

El ministro de Economía, Luis de Guindos, comparecerá este martes a las cinco de la tarde en la comisión del Congreso para explicar por qué su departamento designó al exministro José Manuel Soria para un alto cargo del Banco Mundial pese a que había tenido que dimitir en abril por aparecer en los ‘papeles de Panamá’. El PP ha logrado que Guindos acuda a la comisión en tiempo récord, si se tiene en cuenta que la comisión se constituyó el lunes por la tarde.

¿Por qué tanta prisa? Por una razón principal: intentar evitar que la oposición siga presionando para que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, convoque un pleno urgente a fin de abordar este asunto y se contente con las explicaciones de Guindos en la comisión (que ofrece un formato más amable que en el hemiciclo). En esta estrategia, el PP se ha apoyado en Ciudadanos y también en Pastor, para desesperación del resto del hemiciclo. La presidenta de la Cámara está desoyendo el mandato que le dio la oposición el jueves pasado a través de la Junta de Portavoces para poner fecha cuanto antes a esa sesión urgente. “Pastor se ha convertido en la delegada del Gobierno de Mariano Rajoy en las Cortes”, se quejó el portavoz socialista Antonio Hernando que, junto con Podemos, amenaza con presentar un escrito de reprobación contra la presidenta por no acatar la petición de la Junta de Portavoces.

EL PSOE DENUNCIA LA “CACICADA”

La comisión se constituyó pocos minutos antes de las cinco de la tarde y con un guión que el PP y Ciudadanos ya llevaban escrito. El presidente de la mesa de la comisión, el popular Arturo García, pidió a los diez segundos de ser nombrado que la dirección de este órgano se quedara a una reunión, a puerta cerrada, para “tomar alguna decisión" si había que "tomarla”. Quince minutos después, los miembros de la mesa y los portavoces salieron de la sala Cánovas de la Cámara baja con la noticia: Guindos comparece el martes para dar explicaciones del ‘caso Soria’ (y también sobre la prórroga de los Presupuestos y la reforma del impuesto de sociedades). El PP se había salido con la suya gracias a que de los cinco miembros de la mesa, los dos del PP y el de Ciudadanos votaron a favor y los dos del PSOE se abstuvieron. Tres contra dos, la mayoría conservadora se impuso.

El partido naranja intentó arrogarse la celeridad del PP, obviando que se podría haber sumado a los socialistas para impedir la convocatoria de la comisión y seguir presionando a Pastor con el pleno urgente. Toni Roldán, uno de los portavoces de economía del partido de Albert Rivera, subrayó que “lo importante es dar explicaciones” porque existía, dijo, el “riesgo” de que el ministro acabara por no ir ni al pleno ni a la comisión.

Saura denunció la “cacicada” del PP y de la presidenta del Congreso por citar al ministro en la comisión y pretender así “rebajar” el ‘caso Soria’.

GANAR TIEMPO

Y mientras se está a la espera de la intervención de Guindos, Pastor sigue ganando tiempo para evitar tener que convocar un pleno al que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ya dijo el pasado viernes que el Gobierno no acudirá. La esperanza de los populares es que los propios grupos parlamentarios no consideren oportuno realizar una sesión urgente con las sillas del Ejecutivo vacías una vez que el ministro ya ha dado la cara. PSOE y Podemos aseguran que continuarán presionando.

Petición de comparecencia de Santamaría por "mofarse" del trabajo de los diputados

El portavoz de los socialistas en el Congreso, Antonio Hernando, anunció que también exigirán la comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ante el Pleno para que explique la "vergonzosa" rueda de prensa que protagonizó el viernes tras el Consejo de Ministros, en la que, a su juicio, "se mofó" y "ridiculizó" la labor de los diputados.

Santamaría señaló el viernes que ya hay registradas 60 peticiones de comparecencia de miembros del Gobierno y recalcó que "algunas" son tan llamativas como que se informe sobre el 'impeachment' contra la presidenta de Brasil; la devolución del archivo de la guerra civil española, los incidentes provocados por Marruecos en la república saharahui o infraestructuras como la línea de AVE Alicante-Murcia.

En este sentido, criticó que los grupos quieran mantener una "intensa" actividad de control a un Gobierno en funciones, que, según resaltó, mantiene el "mismo criterio" que en la pasada legislatura, de forma que solo acudirá a la Cámara a informar de aquellos asuntos "excepcionales" que "exceden del despacho ordinario" como el 'Brexit' o "asuntos presupuestarios".