POLÉMICO DEDAZO DEL GOBIERNO

El nombramiento de Soria para el Banco Mundial emborrona la unidad en el PP

La dirección ensalza el perfil del exministro pese a las críticas de algunos barones

La decisión aleja aún más a Rajoy del PSOE y Ciudadanos cara a una investidura

El presidente del PP, Mariano Rajoy, junto a otros dirigentes de su partido este sábado en la reunión del comité ejecutivo conservador.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, junto a otros dirigentes de su partido este sábado en la reunión del comité ejecutivo conservador. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

JOSE RICO / PATRICIA MARTÍN / BARCELONA / MADRID

La nocturnidad y la alevosía con la que el Gobierno comunicó la noche del viernes, no antes de que Mariano Rajoy suspendiese el segundo examen de su investidura, la propuesta del exministro José Manuel Soria para director ejecutivo del Banco Mundial se le ha girado en contra este sábado al PP. El presidente en funciones había convocado al máximo órgano directivo de su partido, el comité ejecutivo, para blindar su liderazgo cara a un eventual nuevo intento de investidura en octubre. De puertas adentro ha obtenido el cierre de filas que perseguía, pero la unidad del PP se había visto quebrada antes de que comenzase la reunión, cuando varios barones autonómicos han dado muestras de malestar por la decisión de acomodar en una institución económica internacional de primer orden a un exministro dimitido por mentir sobre su implicación en los 'papeles de Panamá'. Un polémico dedazo que, sin embargo, la dirección del PP no ha tenido rubor alguno en defender, incluso vindicando la idoneidad de Soria para el cargo, pese a que el nombramiento aleja aún más a Rajoy de sus potenciales socios para desbloquear la gobernabilidad de España.

Los dirigentes del PP airearon su perplejidad muy a la forma de un partido conservador: unos con elocuentes silencios y otros con evasivas cargadas de irritación. Pero ninguno se ha atrevido a afear la propuesta de la comisión de evaluación del Ministerio de Economía, que dirige Luis de Guindos. Y tampoco nadie ha mencionado el asunto en la reunión de la ejecutiva. "Hay cosas que se pueden hacer mejor o de otra manera", ha sido la forma de expresar su cabreo del dirigente del PP vasco Borja Sémper a las puertas de la sede del PP.

CIFUENTES PIDE EXPLICACIONES

Los ha habido que han preferido pasar turno para no cargar las tintas, como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que se ha desentendido de la decisión y ha exigido explicaciones: "Tendrán que explicarlo quienes le hayan nombrado. De ese tema no me voy a pronunciar". Y su homólogo castellanoleonés, Juan Vicente Herrera, ha solicitado a la prensa que no le "apretara" con el tema, dado que su "opinión política sobre Soria es manifiestamente mejorable". Lo cierto es que la número dos de Herrera en el Ejecutivo regional, Rosa Valdeón, fue el viernes la más explícita de todas las voces del PP al remachar que el nombramiento le provocaba "decepción y vergüenza ajena".

El 'escándalo Soria'

Los ‘papeles de Panamá’ le atribuyeron una segunda firma, domiciliada en la isla británica de Jersey, el paraíso fiscal con mayor volumen de fondos captados del extranjero en todo el mundo. Aunque el exministro declaró que desconocía tal designación y que se había enterado por la prensa, 24 horas después se difundieron varios documentos en los que aparecía la firma de Soria, entre ellos su propio nombramiento como secretario de la mercantil.

Tampoco el presidente del PP de La Rioja y vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, ha querido "analizar la cuestión". La excepción que ha confirmado la regla entre los barones populares la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que no solo ha defendido el nombramiento, sino que ha subrayado que Soria tiene "un perfil suficientemente bueno como para aspirar a ese cargo u otros".

LA DEFENSA POR PARTE DE COSPEDAL

La 'lideresa' catalana defendía, en realidad, la tesis del núcleo duro del PP, cuya secretaria general, María Dolores de Cospedal, ha llegado a afirmar en rueda de prensa que "quedó claro" en su día que el exministro "no tenía nada que ver" con el escándalo de los 'papeles de Panamá'. "No conozco ninguna acusación de corrupción ni nada por el estilo contra el señor Soria", ha abundado, pasando por alto que la mácula en el currículo del exministro fue haber mentido al asegurar que no tuvo empresas en paraísos fiscales, hecho que fue demostrado documentalmente.

La número dos del PP, que ha recibido un 'bombardeo' de preguntas sobre el nombramiento, ha defendido la actuación de la comisión de evaluación del Ministerio de Economía, que, en su opinión, ha elegido al aspirante "más adecuado" y cuyo perfil coincide con el requerido en el puesto que va ocupar. "Se trata de una persona que vuelve a su carrera y que aspira a un puesto en el Banco Mundial relacionado con su carrera", que es la de técnico comercial y economista del Estado, ha argumentado.

UN ARGUMENTO MÁS CONTRA RAJOY

Noticias relacionadas

Pero la factura más cara que puede pagar Rajoy con esta decisión afecta a su propia reelección como presidente del Gobierno, que hasta ahora se ha demostrado imposible. Si Pedro Sánchez tenía ya grabado a fuego el 'no' del PSOE a la investidura del líder del PP, este sábado ha añadido la designación de Soria como el enésimo argumento para vetar al actual inquilino de la Moncloa, y para presionar a Podemos y Ciudadanos a fin de que se avengan a forjar un gobierno alternativo. "¿Qué más razones necesitamos para ponernos de acuerdo?", les ha preguntado a Pablo Iglesias y a Albert Rivera.

El líder 'naranja', que dio por muerta el viernes su alianza con Rajoy, también ha lanzado una pregunta al Gobierno: "¿De verdad no hay ningún español que pague sus impuestos para ponerle en el Banco Mundial?". Y ha lamentado la falta de "pudor" del Ejecutivo del PP. Socialistas y podemistas ya han solicitado en el Congreso que el ministro De Guindos dé la cara. Ciudadanos, de momento, espera explicaciones voluntarias.