Ir a contenido

Los 'comuns' apuntan a la Generalitat

En Comú Podem postula una alternativa de izquierdas en el Parlament tras sus dos victorias en las generales en Catalunya

Para desalojar a los convergentes de plaza de Sant Jaume, necesitan romper la alianza de ERC y el PDC

ROGER PASCUAL / BARCELONA

Xavier Domènech y Ada Colau, en un acto de En Comú Podem en Nou Barris.

Xavier Domènech y Ada Colau, en un acto de En Comú Podem en Nou Barris. / RICARD CUGAT

Cuando la bruma electoral está lejos de despejarse y nadie descarta que puedan encadenarse unos terceros comicios, los 'comuns' ya avistan otro reto electoral: la Generalitat. Xavier Domènech recalca que En Comú Podem es la única alternativa a Convergència, una tesis que ya defendió la misma noche del 26-J. 

"Queremos consolidar un espacio político que ha ganado en dos elecciones y constituir una alternativa de Govern y de país", mantiene el hombre que ha capitaneado la doble victoria 'comuna'. Para poder desalojar a los convergentes de la plaza de Sant Jaume y conformar un Govern de izquierdas, los 'comuns' precisarían que ERC cambiara de socios. Y, aunque de aquí al año que viene pueden cambiar muchas cosas, las relaciones entre republicanos y 'comuns' no pasan precisamente por su mejor momento. La tensión en campaña, en la que ERC pasó al ataque para evitar más fugas de votos progresistas y soberanistas, se ha mantenido en las últimas semanas en las redes, que han amplificando las tiranteces. "Durante la campaña ERC nos convirtió en sus adversarios. Nuestro reto, más que identificar adversarios electorales, es construir esta alternativa. Su posición es legítima pero dificulta el Govern de izquierdas que creo que Catalunya se merece", asegura Domènech. Así las cosas, parece difícil que En Comú Podem pueda romper el matrimonio entre republicanos y convergentes. "Ahora mismo la alianza de ERC con Convergència es muy estratégica y de fondo. A nosotros nos toca trabajar para construir nuestro espacio. Si la alternativa es suficientemente fuerte y sólida ya se verá tras los resultados electorales", añade. 

EL RETO DE LA CONFLUENCIA

En su triunfante ciclo electoral del último año y medio, el gran pinchazo de la izquierda alternativa fue el 27-S. Barcelona en Comú no subió finalmente al barco y Catalunya Sí que Es Pot naufragó. Ahora, con el viento a favor del doble éxito electoral y con el 'colauismo' como motor de la nave, En Comú Podem afronta el reto de pasar de marca electoral a alianza fija. Una tarea que no será sencilla. Barcelona En Comú, Podemos e Iniciativa (que junto a EUiA y Equo formaron la victoriosa coalición) siguen mirándose de reojo antes de zambullirse en la piscina, nadando pero guardando la ropa, con los dos últimos dispuestos a mojarse pero sin querer disolverse. Entre septiembre y octubre deberían darse los primeros pasos en la construcción de la confluencia que, si no hay adelantos electorales de por medio, haría entre enero y febrero su primer gran acto público.

Pese a que todos asumen que Ada Colau será la líder de la confluencia, pocos apostarían que la alcaldesa de Barcelona dejara el ayuntamiento para ser candidata a unas elecciones en la Generalitat el año que viene. Viendo el buen rendimiento electoral que ha tenido Domènech, varias voces dentro le animan a presentarse como candidato al Parlament, pero él sigue defendiendo que los liderazgos saldrán de forma natural en este proceso de comunión. "No sé esta discutiendo quién será el candidato o candidata. El debate básicamente es cómo iniciamos y qué carácter tendrá este proceso, del que emergerán los candidatos y candidatas".