Rajoy y Rivera se citan el miércoles sin crear expectativas

C's avisa que no se moverá de la abstención mientras el PSOE dice que su 'no' es inamovible

El PP dice ahora que hará lo posible para que haya investidura antes del 25-S y los naranjas exigen ya una fecha

Mariano Rajoy y Albert Rivera posan antes de la reunión en el Congreso, el 3 de agosto.

Mariano Rajoy y Albert Rivera posan antes de la reunión en el Congreso, el 3 de agosto. / AGUSTÍN CATALÁN

Se lee en minutos

GEMMA ROBLES / MADRID

Mariano Rajoy y Albert Rivera ya tienen nueva cita. Será el miércoles en el Congreso. Ambos se emplazaron en el encuentro que celebraron la semana pasada a seguir dialogando sobre la investidura. El objetivo de Rajoyobjetivo de Rajoy es que el líder de Ciudadanos se comprometa en cuestiones de calado como el techo de gasto o los presupuestos, o como planteó el viernes la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, en una segunda fase de la reforma de la Administración públicaY, sobre todo, que acepte incluir en "un pack negociador" el cambiar a un “sí” su anunciada abstención en un posible pleno en el que el aspirante del PP trate de ser investido.

Pero Rivera no está por la labor y prefiere desinflar expectativas. Ni acepta cambiar su voto ni adelantar el proceso negociador de las cuentas del Estado o determinadas reformas que se dice dispuesto a estudiar cuando haya un Gobierno renovado, no antes. Lo único que está abierto a afrontar de inmediato es el Pacto antisoberanismo que él ha propuesto y en el que desea involucrar al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, con quien tiene pendiente una llamada en las próximas horas. De hecho, el entorno de Rivera ya avanza que preguntará a Rajoy en su 'tu a tú' que tiene pensado para "solemnizar" dicho acuerdo.

Desde C’s se insiste en que lo más urgente en todo caso es que de una vez se ponga fecha a esa sesión de investidura que sigue en el aire. Esta tesis es apoyada por el PSOE, que aboga también por tener un calendario para que se ponga en marcha el reloj constitucional. No obstante los socialistas se muestran más flexibles que los naranjas y puntualizaron, por boca de Meritxell Batet, que están dispuestos a esperar el mes de agosto. A partir de ahi, "presionarán".

A VUELTAS CON EL TECHO DE GASTO

Te puede interesar

Los populares siguen remolones para concretar. Este lunes la vicesecretaria del PP, Andrea Levy, aseveró en la SER que trabajarán para que esa sesión parlamentaria llegue “antes” del 25 de septiembre, fecha de comicios gallegos y vascos. Pero sin descartar que pueda ser después. Los otros partidos ven "tacticismo" en ese hipotético calendario y avisan que no se dejarán arrastrar. Así, Batet insistió en que el "no" del PSOE a Rajoy es "inamovible" y reclamó "respeto". Desde C's, el dirigente Miguel Gutiérrez advirtió de que los socialistas no les han comunicado que su rechazo pueda variar si ellos cambian de criterio y salen de la abstención, por lo que reiteró que no virarán.

Además de sobre fechas y voto también se debatió este lunes sobre techo de gasto. Levy sorprendió dándole la razón a los socialistas que, desde la pasada semana, afirman que los conservadores usan para presionar, y a sabiendas de que es falso, su argumento de que un gobierno en funciones no puede aprobarlo. "El techo de gasto sí [se podría aprobar en funciones], pero los Presupuestos no, y eso traería congelación de pensiones, de salarios de funcionarios y no se podría invertir en sanidad y servicios públicos", advirtió la vicesecretaria popular.  El partido de Rivera, dadas las dudas, solicitará un informe oficial para saber a qué atenerse a la hora de negociar el techo dentro de la legalidad.