Sánchez repite a Rajoy que no le dará apoyo y que ha de buscar socios "de derecha"

El líder del PSOE sale de su cita con el presidente en funciones "preocupado" y sin garantías de que habrá investidura

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, al inicio de su reunión, este martes en el Congreso. 

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, al inicio de su reunión, este martes en el Congreso.  / JOSÉ LUIS ROCA

2
Se lee en minutos
JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Ninguna novedad en el frente negociador. Pedro Sánchez ha salido este martes de su reunión de poco menos de una hora con Mariano Rajoy casi igual que había entrado: instalado en el rechazo rotundo a la investidura del líder del PP, pidiéndole que negocie con “las derechas” (un grupo en el que incluye al Partit Demòcrata Català pese a su independentismo) y sin cerrarse por completo a intentar una alianza de izquierdas alternativa si el presidente en funciones fracasa en la tarea que le ha encargado el Rey para que sea reelegido.

“Rajoy no ha sumado ni un solo apoyo. Sus tiempos son mucho más lentos que los de los españoles. Le pido que se ponga a negociar con sus aliados potenciales. Y si nadie quiere pactar con él, es su problema”, ha explicado Sánchez. Ante la práctica imposibilidad de que el PP se ponga de acuerdo con la antigua CDC y el PNV, ya que estos no se muestran dispuestos a negociar en este sentido y a que el último desafío del Parlament al Tribunal Constitucional anula casi por completo esta alianza, el líder socialista ha insistido en que eso no es algo que le concierna. “Si las derechas dicen ‘no’ a Rajoy, ¿por qué vamos a apoyar las izquierdas?”, se ha preguntado.

LA SUMA CON CIUDADANOS

Sánchez se ha agarrado en todo momento al pronunciamiento del comité federal de su partido, que oficializó el rechazo a la investidura del presidente en funciones. Los populares, sin embargo, esperan acabar moviendo a los 32 diputados de Ciudadanos de su anunciada abstención al apoyo y sumar también a la parlamentaria de Coalición Canaria, una entente con la que llegarían a los 170 escaños, cerca de la mayoría absoluta, y que el PSOE, continúa esta versión, tendría muy difícil bloquear. “Aún faltarían seis diputados. Y no saldrían del PSOE”, ha señalado Sánchez, quien, aun así, no ha descartado la abstención ante este escenario, como tampoco lo hizo el pasado jueves, tras entrevistarse con el Rey. El hipotético cambio en el sentido del voto debería pasar por un nuevo comité federal, pero Sánchez no ha descartado que se pudiera someter a una consulta entre la militancia del partido.  

Noticias relacionadas

El líder socialista había llegado a la cita con Rajoy con varias preguntas bajo el brazo. Iban desde si el líder del PP iba a presentarse a la investidura aunque no contase con apoyos suficientes hasta si iba a permitir esta vez, a diferencia de la anterior legislatura, que el Congreso llevase a cabo sus tareas de control al Gobierno en funciones. Según Sánchez, no recibió ninguna respuesta. “Salgo más preocupado”, ha señalado el secretario general del PSOE poco antes de explicar que la única propuesta del líder del PP ha sido la de formar un “Gobierno de coalición”. Rajoy, en cambio, ha asegurado poco después que junto a esta posibilidad también le ha ofrecido “diversas fórmulas de colaboración parlamentaria”. 

Pese a la falta de entendimiento mutuo, Sánchez sigue abierto a mantener más reuniones con el candidato del PP. "Siempre estoy disponible para hablar con Rajoy", ha dicho. Pero no para negociar.