02 abr 2020

Ir a contenido

EL PULSO INDEPENDENTISTA

La oposición intenta frenar la votación sobre el proceso constituyente

Ciutadans busca forjar una unidad de acción frente a Junts pel Sí y la CUP

PSC y Sí que es Pot rechazan que se voten las conclusiones de la comisión

Los diputados Lluís Llach (Junts pel Sí) y Gabriela Serra (CUP) conversan con un letrado del Parlament.

Los diputados Lluís Llach (Junts pel Sí) y Gabriela Serra (CUP) conversan con un letrado del Parlament. / EFE / MARTA PEREZ

La votación de las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente puede poner en un aprieto no solo a Junts pel Sí y a la CUP, sino también al resto de grupos parlamentarios, que deberán decidir qué hacen si finalmente el documento llega al pleno. Es por ello que la oposición está intentando frenar una votación que está apercibida de sanción por parte del Tribunal Constitucional, que advirtió "a los poderes implicados y a sus titulares, especialmente a la Mesa del Parlament, bajo su responsabilidad, de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir los mandatos" del TC. Por el tuit que ha suscrito este lunes el jefe de filas de Junts pel Sí, Jordi Turull, su grupo parece decidido a someter a votación el texto.

Se da por hecho que, llegado el momento de votar, Ciutadans, el PSC y el PPC rechazarán las conclusiones, pero la incógnita previa es si participarán en la votación o evitarán hacerlo para no incurrir en una posible desobediencia al Constitucional. La jefa de la oposición y líder de Ciutadans en el Parlament, Inés Arrimadas, ha anunciado este lunes que contactará con el resto de grupos para intentar forjar una unidad de acción frente a Junts pel Sí y la CUP si fuerzan la votación de las conclusiones. No lo ha explicitado, pero una de las posibilidades que baraja el partido naranja es ausentarse de la votación.

Este gesto de protesta podría extenderse a socialistas y populares. La portavoz parlamentaria del PSC, Eva Granados, ha afirmado que su grupo se opone a debatir el documento y que someterlo a votación supondría "un error aún más grave" que la declaración de ruptura aprobada el 9 de noviembre del 2015. "Nadie tiene derecho a poner las instituciones fuera de la ley, en ningún caso es democrático saltarse la ley", ha alertado la diputada socialista a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, tras recordarle que fue la propia Mesa la que optó la semana pasada por no llevar a pleno las conclusiones.

En caso de que varios grupos declinasen participar en la votación, ¿qué haría Catalunya Sí que es Pot? La portavoz de ICV (una de las fuerzas que integra la coalición), Marta Ribas, defiende que el documento no llegue al pleno y que, en todo caso, sea la Mesa la que tome la decisión de incorporarlo sin esperar a que lo soliciten los grupos. "La Mesa es el órgano de gobierno del Parlament. Que lo pidan dos grupos sería un desgobierno y un flaco favor a la Mesa". Los ecosocialistas opinan que el desafío al TC es otra cesión de Junts pel Sí a la CUP a cambio de salvar la moción de confianza al 'president' Carles Puigdemont.