Puigdemont enfila ya la búsqueda del apoyo de la CUP a la cuestión de confianza

El 'president' contacta con los anticapitalistas y se prevé una reunión "en breve"

Carles Puigdemont.

Carles Puigdemont. / AFP / JOSEP LAGO

Se lee en minutos

Superado el congreso del PDC, el tablero catalán se encauza ya hacia la cuestión de confianza de Carles Puigdemont. El propio ‘president’ se ha puesto ya en contacto con la CUP (los anticapitalistas le habían hecho llegar varios mensajes pidiendo ponerse manos a la obra) para celebrar de manera inminente -aún sin día y hora, pero será "en breve", según una fuente parlamentaria- una reunión.

Las siete semanas transcurridas desde el debate de los presupuestos del 2016 han servido para un sutil movimiento de piezas que permite pensar –a riesgo siempre de lo imprevisible- que el encaje no debe ser difícil.

En junio el Govern anunció que no iba a negociar con nadie y, más tarde, que los presupuestos del 2017 iban anexados a la cuestión de confianza, a modo de ‘pack’. Cuando la CUP se apuntó, también en junio, de manera entusiasta a la idea del referéndum unilateral (RUI), la reacción del Ejecutivo fue ‘la hoja de ruta no se toca’.

MOVIMIENTOS DE ENCAJE

Noticias relacionadas

Hace 15 días, la portavoz Neus Munté ya desveló el interés de Puigdemont por negociar los apoyos a la cuestión de confianza. Hace una semana, el propio ‘president’ dijo que no sería lógico que la CUP le apoyara en la moción pero no en las cuentas del 2017. Es decir, rompió él mismo el ‘pack’. Y sobre la RUI, solo hace falta echar un vistazo, por ejemplo, a lo dicho este mismo domingo por la flamante nueva coordinadora del PDC, Marta Pascal: el RUI es una “vía abierta” y una “opción real” para la hoja de ruta.

Todo esto la semana en que, seguramente, Junts pel Sí y la CUP desobedecerán simbólicamente al Tribunal Constitucional al reclamar en el pleno del Parlament que se ratifiquen las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente que, precisamente, abren la puerta al RUI.