Ir a contenido

CORRUPCIÓN.CAT

Joan Llinares: "Es evidente que CDC se financió a través del Palau"

J. G. Albalat

Joan Llinares ex director del Palau de la Música que desptapó el ’caso Millet’. / FERRAN NADEU

Joan Llinares fue nombrado director general del Palau de la Música tras el registro de los Mossos y durante meses fue descubriendo pruebas sobre el desvío de fondos.

-¿Cuando llegó qué se encontró?
-Habían pasado cinco días desde el registro y Félix Millet  y su gente habían seguido gestionado el Palau. Al revisar las cámaras de seguridad vimos cómo había salido documentación en carros de supermercado. 

-¿Su primera decisión?
-Mi plan era garantizar el funcionamiento del Palau, saber lo que había pasado y hacer una propuesta de reorganización. Primero, quise conocer la situación financiera, qué había en la caja fuerte, aunque me encontré con cuatro cajas y el estado de las cuentas en los bancos.

-¿Cuál era la situación financiera?
-Muy buena. Eso sí, me dijeron que en el registro los Mossos habían  encontrado más de 200.000 euros en una caja fuerte, pero cuando llegué no había práticamente nada. Ese dinero salió en los cinco días que tardé en llegar. Una parte se la llevó Clara Millet, según las notas de la secretaria de su padre. Esta secretaria decía que ese dinero era de Millet.

-¿Cuándo empezó a descubrir irregularidades?
-Cuando pedí documentación financiera y descubrí que había casi 100 cuentas bancarias. Era sorprendente. Además, un trabajador me avisó de que en el edificio se estaba destruyendo documentación con trituradoras. Propuse entonces la necesidad de un refuerzo jurídico y la elaboración de una auditoría.                                                        

"Un empleado del Palau me avisó de que se estaban destruyendo documentos con unas trituradoras" 

-¿Y las primeras pruebas?
-Aparecieron facturas que no eran propias de una institución pública como el Palau, como viajes a la Polinesia o Kenia. Los convenios de Ferrovial costó conseguirlos. La directora de la fundación, Rosa Garicano, se resistió a entregarlos al auditor.

-¿Sospechó que esos convenios con Ferrovial eran irregulares?
-Tardé meses. Pero existían otros convenios que no había por dónde cogerlos, como los de CatDem (fundación de CDC). ¿Convenios con una fundación de un partido que se comprometía a hacer actividades musicales? Eran más de 600.000 euros. Después llegamos a un acuerdo con esta fundación para que devolvieran esa cantidad. Millet firmaba lo que le daba la gana, sin dar cuenta a nadie. También había abultadas facturas de mailings y cesiones de pantallas gigantes, sin que nadie supiera de qué se trataba. Y en el disco duro de un ordenador encontramos un cuadro en el que aparecían aportaciones de Ferrovial y entregas de dinero, así como papeles con el nombre de Daniel (nombre que coincide con el de Daniel Osàcar, extesorero de CDC) y una carpeta de obras públicas y operaciones con el 4,5%. 

-¿Qué pensó cuando halló todo eso?
-Que el Palau era una tapadera y canalizaba financiación que no se quedaba en la entidad.

-El fiscal considera que hubo financiación de CDC a través del Palau de la Música, ¿usted qué opina?
-En mi opinión, es evidente que la hubo. La realidad jurídica es otra cosa y ya se verá, si es que hay juicio.

-¿Millet y Montull tendrían que haber ido a la cárcel?
-Hay gente que ha ido a la prisión por  menos. Durante la investigación estas personas deberían haber estado imposibilitadas para hacer nada.

-Visto lo visto, ¿cómo considera que Millet gestionó el Palau?
-Millet creía que el Palau era su casa y que era parte de una herencia que había recibido por su apellido.