30 sep 2020

Ir a contenido

LA NUEVA LEGISLATURA

Juego de las sillas en el Congreso

La candidatura de Xavier Domènech complica una negociación de la Mesa que sigue en vilo

Gemma Robles Iolanda Mármol

Xavier Domènech y Francesc Homs conversan en el hemiciclo del Congreso durante una sesión de la XI legislatura. 

Xavier Domènech y Francesc Homs conversan en el hemiciclo del Congreso durante una sesión de la XI legislatura.  / J.M. PRATS

Este martes comenzará oficialmente la duodécima legislatura de la democracia. Se cruzan los dedos para que no vuelva a resultar fallida. Los partidos han pasado el fin de semana negociando la composición de las Cortes. Es el juego de las sillas. Demasiados aspirantes para tan poco asiento. Apuran plazos y dejan a la vista que las heridas que ha dejado el 26-J tardan en cicatrizar.  El PP, como ganador de las generales con 137 escaños, sigue sosteniendo que quiere la presidencia del Congreso. Y contempla dar un paso atrás y no presentar en el Parlamento aspirante para favorecer a uno de C’s. Pero tendría que ser, advierten, a cambio de apoyo en la investidura.

Los de Albert Rivera, con 32 diputados, repiten en que no pasarán de la abstención el día que Mariano Rajoy intente la reelección. Y que negociar el Parlamento es otra cosa, informa Pilar Santos. Se ha hablado en estas horas del ‘naranja’ Ignacio Prendes como potencial candidato a dirigir la Cámara, pero de momento no parece que cuaje. La presidencia sería cara, insisten los  populares. El  caso es que el resto de grupos, que participa en las últimas horas en el cruce de llamadas políticas, achaca a PP y Ciudadanos estar disimulando un pacto que dan por “casi hecho”.

PP y C's niegan haber cerrado un pacto pero el resto de partidos lo dan por descontado

Sea como sea, en las filas conservadoras se hacen quinielas para suceder en el cargo al socialista Patxi López. Se contemplan nombres como los de José Manuel García Margallo o Ana Pastor (parece que a ninguno de los dos les entusiasma la idea); además de los de Dolores de Cospedal o Pilar Rojo. Tampoco se descarta que pudiera repetir Jesús Posada o que el sevillano José Ignacio Zoido tuviera su oportunidad.

LA JUGADA ‘CATALANA’

Este lunes el jefe del PP reúne a su junta directiva para despejar incógnitas sobre nombramientos. Debe decidir, además, si mantiene a Rafael Hernando como portavoz en el Congreso. También sobre este extremo hacen ya cábalas en el partido y suenan políticos como Alfonso Alonso, José Luis Ayllón o Pablo Casado. Los socialistas, que también se reúnen este lunes en el Congreso,  cuentan con que Antonio Hernando continuará en la portavocía y que intentarán conservar la presidencia de la Cámara Baja.

El cruce de tuits entre Colau y ERC muestra que los números dan, pero la voluntad está por ver

Sin embargo no exhiben demasiado optimismo desde el PSOE. Por un lado intuyen que el acuerdo PP-C’s está en puertas. Los socialistas podrían ceder un lugar en la Mesa a los naranjas a cambio del apoyo a su aspirante, seguramente de nuevo Patxi López. Admiten que esa opción no se presenta fácil, informa Juan Ruiz Sierra. Tampoco es un buen augurio para ellos, añaden, la decisión de  En Comú Podem, obviamente con bendiciones de Pablo Iglesias, de impulsar candidatura propia: la de Xavier Domènech. Más heridas electorales. En este caso, profundas. Las que Unidos Podemos parece haber dejado en la formación de Pedro Sánchez.

La jugada de Iglesias-Colau-Domènech consistiría en convencer a ERC y PDC, además de PNV y el grupo mixto, para que les apoyasen en una primera votación que nadie ganaría porque es necesario mayoría absoluta. Pero a la segunda pasarían los dos aspirantes más votados, según esos cálculos el del PP y el de Podemos,  lo que obligaría al PSOE a elegir. En la tarde del domingo el cruce de tweets entre Ada Colau y los dirigentes republicanos Joan Tardà y Gabriel Rufián invitan a pensar que este camino es complicado. También aquí hay heridas que nacieron el 20-D y profundizaron el 26-J, cuando los morados volvieron a ganar los comicios en Catalunya. A falta de que los convergentes se pronuncien, la semana comienza aún con incógnitas sobre quién tendrá el sillón más preciado del Congreso.