RENOVACIÓN EN LAS FILAS CONVERGENTES

Los alcaldes acapararán la dirección de la nueva Convergència

Pascal y Bonvehí cuentan con los regidores de Martorell, Valls, Igualada y Sallent

La militancia votará la nueva cúpula los próximos días 22 y 23 de julio

De derecha a izquierda y de arriba abajo: Marta Pascal, David Bonvehí, Elsa Artadi, Marc Castells, Montserrat Candini, Albert Batet, Lluís Soler, Vanessa Farré, David Saldoni, Dolors Tella, Xavier Fonollosa y Lluís Guinó.

De derecha a izquierda y de arriba abajo: Marta Pascal, David Bonvehí, Elsa Artadi, Marc Castells, Montserrat Candini, Albert Batet, Lluís Soler, Vanessa Farré, David Saldoni, Dolors Tella, Xavier Fonollosa y Lluís Guinó.

3
Se lee en minutos
XABI BARRENA / NEUS TOMÀS / BARCELONA

El tándem formado por Marta Pascal y David Bonvehí ha superado este miércoles el primer trámite para agarrar el timón de la dirección ejecutiva del Partit Demòcrata Català. Presentaron ambos su candidatura, en la que se han repartido los papeles de coordinadoración general (ella) y de organización (él) y desvelaron sus 10 acompañantes en la aventura. El trazo que predomina es el del poder local. Hasta seis alcaldes y solo una tiene más de 50 años. La renovación, pues, sigue la vía emprendida con Carles Puigdemont, exregidor de Girona.

A la ‘lista Pascal-Bonvehí’ le queda todavía un último paso, que nadie duda de que será un mero trámite: las urnas. Tendrá un único oponente, la candidatura de Ignasi Planas, de Reagrupament, partido en su día creado a raíz de una escisión de ERC y que andaba federado con CDC. Ahora forma parte del grupo promotor del PDC. Planas, con todo, ha empezado a jugar sus cartas y ha tildado la lista de Pascal de “oficialista”, visto que en este momento del relato convergente, todos rehuyen de este término como gato escaldado del agua hirviendo.

La curiosidad del día la ha aportado Germa Gordó. Ha presentado también su candidatura, con sus correligionarios de la corriente Nova Convergència. Y una vez estaban ya los 12 nombres escritos ha solicitado un ordenador desde donde ha impreso una carta de renuncia. El motivo, formalmente, para “ayudar a la cohesión del partido”. En declaraciones a los medios ha dejado claro que la retirada de Jordi Turull, el martes, de la liza electoral, le ha satisfecho lo suficiente como para no emprender batalla ahora. Máxime cuando sus opciones de victoria eran parecidas a las de Planas. Gordó cuenta con el lastre de haber sido relacionado con el ‘Fernándezgate’.

PRESIÓN CONTRA CONESA

A  lo largo de las últimas horas, primero Carles Puigdemont y, después, Artur Mas, han presionado a Pascal para que dejara fuera de los 12 elegidos a la presidenta de la Diputació de Barcelona y alcaldesa de Sant Cugat, Mercè Conesa, un nombre que también se daba por seguro como integrante de la ejecutiva. Su intervención en el congreso del pasado fin de semana, vehemente contraria a los dos nombres que se habían preparado para bautizar al partido no cayó bien en la cúpula. Acaso por entender que arrojó gasolina al fuego del descontento y que ello acabó con el motín del primer día congresual.

Tras ser aconsejada por algunos miembros del corriente socialdemócrata, Conesa, a modo de desafío a Mas, ha decidido presentarse a la presidencia del consejo nacional. Allí se batirá con el  ‘conseller’ de Cultura, Santi Vila, que, a su vez, fue movilizado por la cúpula para hacer frente a la alcaldesa. El tercero candidato para el puesto será también un representante del mundo local, Joan Vila i Messeguer, exalcalde de Bigues i Riells.

En lo que respecta al tándem presidencial, presidente-vicepresidente, ninguna sorpresa. La única candidatura presentada ha sido la de Artur Mas y Neus Munté. Con todo, ya  a pesar de no tener competencia, deberá ser sancionada en las urnas, según los estatutos de la nueva fuerza.

DÉFICIT METROPOLITANO

Una ojeada a los municipios cuyos alcaldes han sido incluidos en la lista de la exportavoz permite detectar la fortaleza del PDC y, por tanto, también, su gran debilidad: el área metropolitana, donde la fuerza ha sido prácticamente borrada del mapa electoral. El más cercano es Martorell (Xavier Fonollosa, un hombre del expresidente de la Diputació Salvador Esteve). El resto son alcaldes en Valls (Albert Batet), Igualada (Marc Castells), Besalú (Lluís Guinó, relator de la comisión del Parlament sobre las pistolas eléctricas), de Sallent (David Saldoni) y el de Deltebre (Lluís Soler). Al tratarse de una candidatura paritaria, casi la mitad serán mujeres. Además de Pascal destaca la presencia de Elsa Artadi y de la veterana Montserrat Candini, de la órbita del ‘exconseller’ Felip Puig. Además, estarán Vanessa Farré (miembro de la ejecutiva de Barcelona) y Dolors Tella, que es alto cargo de Territori i Sostenibilitat. 

Noticias relacionadas

La ejecutiva también permite una lectura ‘familiar' de los 12 elegidos, aunque no sea quizá la adscripción a una corriente lo que más ha pesado. Batet y Guinó forman parte, como el propio Bonvehí, del núcleo personal de Puigdemont desde la época en que comían los tres, los jueves en el Parlament, los días de pleno. Como próxima es al 'president', en este caso por motivos laborales, Artadi.

Soler y Tella son cercanos al ‘conseller’ de Territori, Josep Rull. Y Fonollosa es bien visto por todos. Finalmente, David Saldoni pertenece a los ultrarenovadores Generació Llibertat.