CATARSIS EN LAS FILAS NACIONALISTAS

Turull renuncia a dirigir la nueva CDC y deja paso al 'ticket' Pascal-Bonvehí

La portavoz y el diputado convergentes anuncian su candidatura a la dirección del Partit Demòcrata Català

Buch y Conesa, fijos en las apuestas para formar parte de la ejecutiva

 Marta Pascal y David Bonvehí.

 Marta Pascal y David Bonvehí.

2
Se lee en minutos
XABI BARRENA / BARCELONA

El jefe de filas de Junts pel Sí en el Parlament, Jordi Turull, ha renunciado este martes a presentar su candidatura para ser el coordinador general del nuevo Partit Demòcrata Català (PDC), formación heredera de CDC, en una decisión "personal", tomada desde la "generosidad" y que no responde, ha aclarado, a ninguna "presión". Prácticamente a la misma hora, otros dos dirigentes que sonaban con fuerza para ocupar este cargo han confirmado su candidatura a través de Twitter. Se trata de Marta Pascal, hasta ahora portavoz de Convergència, y el diputado David Bonvehí, que formarán 'ticket'.

Turull, que ya ha comunicado su decisión a Artur Mas, aspirante a presidir el PDC, y al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ha cerrado la puerta a formar parte de la futura dirección del nuevo partido y, al preguntársele por esta posibilidad, ha contestado que se pondrá a "disposición" del nuevo coordinador general, aunque algunas fuentes descartan su inclusión entre los 12. A este cargo optará Pascal, mientras que Bonvehí aspirará a ser el coordinador ejecutivo del PDC.

Rellenados, pues, dos de los nombres de la ejecutiva, empiezan las quinielas para los otros 10 puestos. Fuentes cercanas a las negociaciones dan por segura la inclusión de Miquel Buch, alcalde de Premià y presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM) y de una persona cercana al 'conseller' de Territori y exnúmero dos de CDC, Josep Rull. Todos los dedos señalan también a la presidenta de la Diputació de Barcelona, y alcaldesa de Sant Cugat, Mercè Conesa

Noticias relacionadas

Otras familias que pueden verse incluidas en el reparto de sillas son, por ejemplo, el entorno del ‘president’ Puigdemont, que trata de colocar en esa ejecutiva a alguien afín. La elegida, y ella está de acuerdo, sería Elsa Artadi. Asimismo, la corriente más rompedora de todas (por renovadora), Generació Llibertat, ha hecho pública una nota en la que afirma ver "con buenos ojos" el 'ticket' formado por Pascal y Bonvehí, y pone a su disposición "a sus candidatos" para lograr que la ejecutiva sea realmente "renovadora". Asímismo, Generació Llibertat agradece a Turull "su gesto de gran generosidad" para facilitar la "renovación".

Y es que para los sectores más renovadores de Convergència la presencia de Turull al frente de la formación no transmitía con suficiente fuerza la imagen de pasar página que, creen, los militantes expresaron en el congreso de este fin de semana.