29 mar 2020

Ir a contenido

LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

La conexión andorrana del 'caso Efial'

La Fiscalía sostiene que la consultora barcelonesa se ayudó de otra del país pirenaico para defraudar a los ayuntamientos

ESTHER CELMA / J. G. ALBALAT / EL VENDRELL / BARCELONA

El exalcalde de L’Ametlla de Mar Andreu Martí (CDC), con polo caqui, sale de los juzgados de El Vendrell.

El exalcalde de L’Ametlla de Mar Andreu Martí (CDC), con polo caqui, sale de los juzgados de El Vendrell. / JOAN REVILLAS

Sigue el rastro del dinero. La vieja máxima de los investigadores, como el cuento de la vieja, no suele fallar. En el 'caso Efial' parece que tampoco, y todos los caminos conducen a Andorra. La consultora barcelonesa implicada en el escándalo de corrupción que investiga el juzgado número 1 de El Vendrell (Baix Penedès) la fundó la consultora andorrana Oliver Camps Auditors i Consultors y era totalmente suya hasta febrero del 2012.

La Fiscalía Anticorrupción sostiene que a través de Oliver Camps y Efial (posteriormente reconvertida en la empresa CGI) se han perpetrado los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude a las administraciones públicas y blanqueo de capitales.

CÍRCULO VICIOSO

Efial, presidida por Toni Martos, ayudaba, presuntamente, a crear una suerte de ayuntamiento paralelo a través de sociedades municipales prácticamente ficticias. Si los secretarios e interventores protestaban, un abogado, también imputado, replicaba con informes a medida. Como estas sociedades no tenían ni personal ni medios, contrataban a Efial en un círculo vicioso casi perfecto, porque para cerrarlo había que 'lavar' el dinero y calmar las sospechas.

El caso más llamativo es el de L'Ametlla de Mar (Baix Ebre). Oliver Camps creó Cala Gestió para la gestión urbanística y Cala Serveis. Martos era el gerente de las dos y contrató a Efial por más de 400.000 euros. El exalcalde Andreu Martí (CDC) acumuló 2,3 millones de euros en Andorra y aún no se sabe el origen de un millón. Las cuentas están bloqueadas.

La investigación sí ha determinado que Martí usó las sociedades panameñas Cafar Real Corporation y Hubble International Corporation para ocultar ese dinero, que sacó casi 190.000 euros en efectivo y otros 338.000 euros más los transfirió a cuentas bancarias de varias consultoras. “Son unos trileros”, resumen fuentes de la investigación.

LA MISMA INTERVENTORA

La combinación Efial-sociedades municipales se replicó en los ayuntamientos de AscóVandellòsTortosa y se investiga si en una veintena de consistorios más de toda España. Una de las imputadas se habría compinchado con el responsable de la empresa CGI. Es la actual interventora de Trillo (Guadalajara), una funcionaria de carrera que también fue interventora en los municipios madrileños de Torrejón de Ardoz y Miraflores de la Sierra. Todos los registró la Guardia Civil en el marco de la operación Térmyca y los investigadores han constatado que tanto ella como el empresario tomaban precauciones para no ser detectados, aunque hay material suficiente para pensar que amañaban concursos o pasaban información privilegiada a Martos.

De los siete detenidos que pasaron a disposición judicial, solo el exalcalde de Anglès (La Selva) Josep Manel Bassols, también de CDC, ha querido dar su versión al juez Josep Bosch y ha defendido su inocencia. El resto se ha acogido a su derecho a no declarar. Martos reunió en 24 horas una fianza de 150.000 euros para eludir la prisión. El exalcalde de L'Ametlla de Mar duerme desde el miércoles en la cárcel, pendiente de reunir los 600.000 euros que le impuso el magistrado.