Ir a contenido

CONSEJO CIUDADANO ESTATAL DEL PARTIDO MORADO

Iglesias soslaya la autocrítica y apela a la paz interna

Alerta del riesgo que las dos almas de Podemos usen el 26-J para enconarse en identidades contrapuestas

Advierte que el futuro es "enormemente complicado" por la burocratización y el encaje con sus alianzas

Iolanda Mármol

El lídeo de Podemos le recuerda a al secretario general del PSOE que su partido ha obtenido con él los peores resultados de su historia. / EFE / VÍDEO: ATLAS

El lídeo de Podemos le recuerda a al secretario general del PSOE que su partido ha obtenido con él los peores resultados de su historia.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. 

/

"Hemos podido ser víctimas de nuestra propia lucidez". La expresión condensa toda la autocrítica planteada por Pablo Iglesias. No hubo claves novedosas de reflexión. No hubo mención al congreso en el que se debatirá el futuro del partido. No esbozó las líneas estratégicas a seguir. No explicó qué sucedió el 26-J, ni cuál es el proyecto inmediato de Podemos. Ni qué o quién despertó el miedo del electorado. Su esperado análisis, que inauguró el Consejo Ciudadano Estatal (CCE) este sábado, se quedó en una disertación genérica sobre el contexto político y, eso, sí, trasladó una clara petición a los dirigentes, una consigna: que el debate no se encone entre las dos almas del partido. Que no se utilice la lectura del batacazo del 26-J, si la culpa fue de la alianza con IU o del tipo de campaña, para enrocarse en dos bandos enfrentados. “Lo importante no es quién tiene razón en el diagnóstico, sino las identidades que se generan en torno a eso. Yo evitaría posicionamentos que se sostienen en clave de corriente o facción. Tenemos cosas más importantes que discutir. Como que hablemos fundamentalmente del futuro, que es enormemente difícil”, advirtió, tras señalar que Pedro Sánchez le resulta "patético" por preocuparse más por Podemos que por Rajoy. 

Pablo Iglesias

SECRETARIO GENERAL DE PODEMOS

"Yo evitaría posicionamientos que se sostienen en clave de corriente o facción. Tenemos cosas más importantes que discutir"

Iglesias sugiere a los suyos como “consejo” evitar la “fetichización” de la campaña o la alianza con IU como claves analíticas. “Es imposible saber científicamente qué ha ocurrido y ninguna de estas ha importado. Operan otros factores”, señaló. Su negativa a indagar en estas dos causas, que abrió el enfrentamiento entre los pablistas -que defienden la confluencia- con los errejonistas -que la critican- trata de quitar hierro a la polémica abierta desde el 27-J, pero deja en un lugar difícil de definir al análisis “científico” que ha elaborado Carolina Bescansa. Se trata de un estudio demoscópico que la dirección pidió para tener datos exactos que explicasen el resultado en las urnas y que sirviesen para zanjar el debate entre las diferentes alas del partido.La recomendación es significativa puesto que la reunión del CCE es el espacio de reflexión interna más relevante de la fuerza morada y el marco en el que se han producido los debates de mayor intensidad desde su nacimiento. Poner cortapisas a la fórmula en la que los miembros de la dirección deseen expresar sus opiniones, teniendo en cuenta el ‘shock’ sufrido por el resultado electoral, resulta llamativo. 

OTRA CONTRA LOS' HIPSTERS'

Pidió Iglesias que no se posicionaran los dirigentes en “facciones”, pero como secretario general, dejó claras sus preferencias y confirmó su “cruzada personal sobre el hipsterismo político”, en clara alusión a los intelectuales afines a Íñigo Errejón, que defienden la transversalidad y rehuyen de las etiquetas de la vieja izquierda. 

Si bien el lunes defendió en una conferencia académica que Podemos puede ganar en cuatro años o “darse una hostia de proporciones bíblicas”, ante sus dirigentes esbozó un panorama, no halagüeño, pero menos catastrofista y evitó el pesimismo. “Se abren nuevos desafíos para los que estamos magníficamente situados”, dijo y volvió a citar los riesgos de que el partido se institucionalice. “Nos vamos a tener que enfrentar a procesos de burocratización, a ser una máquina de generar empleados que además se organizan sindicalmente”, mencionó y volvió a hacer referencia a otros dos grandes retos: llegar al mundo rural y seguir liderando un encaje complicado con unos socios territoriales que no siempre hacen, admite, su misma lectura. “Ha habido cierta tensión entre ser jacobinos y plurinacionales. Eso fue virtuoso, pero insostenible en el tiempo. Nos enfrentamos a dinámicas complicadas”, apuntó. 

Tras su análisis -que es el único en abierto- se presentaron los informes del secretario político, que analizó la estrategia; del secretario de Organización, Pablo Echenique, que transmitió las principales conclusiones de los debates que se han dado en las bases; y el de Carolina Bescansa, que expuso el resultado de las encuestas realizadas tras el 26-J, cuando se decidió que era necesario un “análisis científico” que Iglesias, ahora, estima inoperante. El encuentro, "intenso" según describen algunos dirigentes, tiene previsto alargarse hasta última hora de la tarde del sábado.