Ir a contenido

LA NUEVA LEGISLATURA

Iglesias: "En cuatro años podemos ganar o darnos una hostia de proporciones bíblicas"

El secretario general reconoce que no es optimista y el temor que le despierta la institucionalización

Íñigo Errejón opina que a partir de ahora serán "menos sexy" pero despertarán "menos miedo"

Iolanda Mármol

Pablo Iglesias asegura que en cuatro años podrán ganar las elecciones  / ATLAS

Podemos asume que debe pasar de la guerra de movimientos a la guerra de posiciones, pero su dirección desconoce qué implicaciones tendrá para el partido esa transformación en el nuevo ciclo que se abre tras el 26-J. La cúpula lo explica en términos gramscianos: la guerra relámpago (‘blitz’) con la que nacieron ya no es operativa y ahora deben evolucionar hacia algo “drásticamente distinto” para afrontar una carrera más larga de lo previsto.  El principal reto, admiten, es resolver la tensión de entrar en las instituciones pero impugnar a la vez el orden constituido. Ya no son frescos pero no quieren parecerse a lo viejo. Pablo Iglesias e Íñigo Errejón abrieron un debate este lunes con planteamientos distintos en los cursos de verano de El Escorial (Madrid), que es solo el prólogo de la discusión que abordarán el sábado en el Consejo Ciudadano Estatal. Será un encuentro determinante que deberá concretar esa mutación y los riesgos que entraña pasar de un "combate épico entre el bien y el mal" a entrar en un “bazar persa”, con el que comparan al Parlamento, donde están obligados a negociar. 

Pablo Iglesias 

SECRETARIO GENERAL 

"Lo que viene es un desafío que me impresiona y me acojona. Pasar de ser partisanos a un ejército regular no es fácil y nadie nos garantiza que nos vaya a ir bien"

Iglesias, admite, no es optimista en encontrar un encaje a esa contradicción. “Puede ser que ganemos las elecciones en cuatro años o que nos demos una hostia de proporciones bíblicas”, advirtió tras escuchar a Errejón decir que Podemos puede llegar a gobernar.  “Se acabó la hipótesis Podemos. Se acabó el estilo Podemos. Se acabó el ‘blitz’”, concluyó, para reconocer el miedo que siente ante la institucionalización. “Lo que viene es un desafío que me impresiona y me acojona. Pasar de ser partisanos a un ejército regular no es fácil y nadie nos garantiza que nos vaya a ir bien”, se sinceró.

Entre esos temores, señaló la capacidad de mantenerse como “núcleo irradiador” de confluencias donde conviven diferentes culturas, y también un trabajo parlamentario que, cree, puede conducir al “cretinismo político”. De hecho mandó una pulla a Errejón, que había reclamado “honestidad intelectual”. “Tu amigo Antonio Hernando [portavoz del PSOE] no es un tipo honesto intelectualmente y eso no quiere decir que no opere políticamente  mejor”, lanzó.      

Iglesias y Errejón están de acuerdo en que el partido tendrá a partir de ahora menos épica y menos 'sex appeal', pero mantienen diferencias en cómo se concreta esa idea. El líder se expresó haciendo referencia a “Unidos Podemos” y defendió la alianza con IU. Su número dos habló de “Podemos”.  Para el número dos  “el Podemos que puede gobernar es menos impredecible, menos sexy, pero a la vez despierta menos incertidumbres y menos miedo”.  Para alcanzar el poder, entienden, la clave es ser solventes y ser ‘outsiders’. “Soy capaz de construir un país nuevo, pero te voy garantizando el ‘mientras tanto’”, resumió para explicar qué ha de ser -a su juicio-Podemos en la oposición. 

EL MILLÓN MÁGICO

Íñigo Errejón

SECRETARIO POLÍTICO

"Necesitamos un carril largo para generar una identidad popular nueva que sea el corazón de una nueva forma de ser españoles; una promesa, un horizonte de país nuevo"

El secretario político planteó la complejidad de determinar los motivos por los que han perdido un millón largo de votos desde el 20-D puesto que partidarios de un planteamiento y el opuesto van a otorgarse la razón. “Ese millón de votos es mágico porque va a adquirir condiciones mágicas. Va a ser una cosa y la contraria”, advirtió, e insistió en que la labor de Podemos ha de ser hacerles superar el miedo, no como una heroicidad, sino porque el partido ha sido capaz de repartir suficientes certezas. En ese sentido, preguntado por cuál debe ser el papel del líder de IU, Errejón señaló que Alberto Garzón "suma, suaviza y hace más fácil la transición del voto a Unidos Podemos". No quiso concretrar cuál será su posición frente a la alianza pero sentenció. "Ha siso así y lo poede seguir siendo".

El futuro más inmediato de Podemos empezará a hilvanarse en el Consejo Ciudadano Estatal del sábado y se concretará de forma definitiva en una nueva asamblea ciudadana, que permanece 'sine die' pero en un horizonte no demasiado lejano, puesto que el partido debe definir con qué estructura opera (confluencia o autónomo) y con qué línea deben actuar desde la oposición en el Congreso de los Diputados.