22 oct 2020

Ir a contenido

Díaz sobre el liderazgo del PSOE: "Me alegra que me miren a mí porque esperan que gane elecciones"

La presidenta andaluza augura que ningún partido "dará un cheque en blanco" al PP para formar gobierno

JULIA CAMACHO / SEVILLA

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la entrevista que ha concedido este martes a la cadena SER.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la entrevista que ha concedido este martes a la cadena SER. / EFE / JOSÉ MANUEL VIDAL

La presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz ha vuelto a insistir este martes en la necesidad de que el PSOE pase a la oposición recomponer su proyecto político para volver a tener la confianza de la mayoría de la sociedad. Un proyecto para el que elude pronunciarse si debe ser comandado por el actual secretario general Pedro Sánchez o si ella misma se postulará para dirigirlo, dejando de nuevo la puerta abierta. "Ahora no toca" ese debate, ha dicho en la cadena SER, aunque se "alegra" de que su nombre surja en esa liza porque eso significa que se espera de ella "que gane elecciones".

El análisis de Díaz del 26-J pasa por el voto del miedo, que ha beneficiado al PP. "Me entristece que el voto al PP no haya sido de respaldo a un proyecto político, sino un voto en b, son votos de miedo", le ha recordado a Mariano Rajoy. Por tanto, es el líder conservador quien tiene la responsabilidad ahora de armar la mayoría parlamentaria para formar gobierno. La dirigente andaluza considera "impensable" la celebración de unas terceras elecciones, "sería una irresponsabilidad histórica", aunque no ha manifestado su opinión acerca de si el PSOE debería abstenerse y facilitar así ese gobierno de los populares.

La secretaria de los socialistas andaluces ha reprochado que "todo el mundo mire al PSOE pero nadie mira a Rajoy", que es quien al haber ganado los comicios tiene la responsabilidad de buscar esos apoyos. "Rajoy no puede estar a verlas venir esperando que los demás le solucionen los problemas, es el PP quien tiene que buscar sus apoyos y decir qué camino va a tomar", ha insistido, aunque ha pronosticado que será una tarea ardua. "No creo que nadie le vaya a dar un cheque en blanco a quien tanto daño ha hecho", ha asegurado, antes de afear que Albert Rivera haya intentado atraer a PP, PSOE y C’s a una mesa de negociación a tres. "Es un papel que no le corresponde".

NECESIDAD DE AUTOCRÍTICA

La dirigente andaluza espera en que el próximo comité federal de los socialistas haga "autocrítica" por los malos resultados y se produzca un "debate sincero" sobre la recomposición del proyecto de partido. Pese a la fragmentación de la izquierda, Díaz confía en volver a recuperar mayorías de gobierno del 40%, y para ello, dice, se necesita un partido fuerte, con proyecto y liderazgo. Un término que no ha usado para definir a Sánchez, de quien se ha limitado a valorar el esfuerzo y el trabajo realizado en la campaña.

En este sentido, Díaz ha elogiado que algunos se refieran a ella como "viejo socialismo", porque "nunca salía a pactar, sino a ganar". Ha criticado que la indefinición sobre un posible acuerdo con Podemos les ha restado credibilidad y votos, rechazando la contradicción que supone que los socialistas gobiernen en algunas regiones con la formación morada. "Los ciudadanos saben distinguir lo que se juega en unas elecciones y en otra", ha dicho, reprochando que Podemos no tenía un proyecto de cohesión territorial y eran un "batiburrillo" de formaciones para "arañar votos", cada una con un discurso. "Y la gente al final no los ha querido", ha dicho.