EL PULSO SOBERANISTA

Mas, Ortega y Rigau, a un paso del banquillo por el 9-N

El juez rechaza archivar el caso y da por acabada la instrucción

El 'expresident' del Govern vincula la causa con el 'Fernándezgate'

De izquierda a derecha, el ’president’ Mas, la exvicepresidenta Joana Ortega y la ’consellera’ d’Ensenyament, Irene Rigau, en una sesión del Parlament de noviembre del 2014.

De izquierda a derecha, el ’president’ Mas, la exvicepresidenta Joana Ortega y la ’consellera’ d’Ensenyament, Irene Rigau, en una sesión del Parlament de noviembre del 2014. / EFE / TONI ALBIR

Se lee en minutos

J. G. ALBALAT / LAURA PUIG / BARCELONA

La causa por el proceso participativo del 9-N ya está más próxima del juicio. El juez del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) encargado del caso, Juan Manuel Abril, ha dado por acabada la instrucción y ha dado traslado a las partes, que ahora deben de solicitar la apertura de juicio oral o bien el sobreseimiento.

Además, el magistrado ha desestimado la petición de archivo solicitada por los tres imputados, el 'expresident' Artur Mas, la exvicepresidenta Joana Ortega y la 'exconsellera' Irene Rigau, a los que acusa de los presuntos delitos de desobediencia grave y prevaricación administrativa.

Según el escrito del juez, Mas "conocía desde el mismo día 4 de noviembre la providencia del Tribunal Constitucional" que prohibía el 9-N y todos los preparativos y aseguró que pasaba el testigo a voluntarios. Sin embargo, continúa Abril, los indicios señalan que "intervinieron contratistas contratados por la Generalitat". "(Artur Mas) consintió y no paralizó los diferentes procedimientos de contratación, algunos de carácter tan evidente como la preparación de un centro de prensa en Montjuïc", en el que el Govern informó sobre la consulta.

ACTUACIONES CONSTITUTIVAS DE DELITO

Estos contratistas, insiste el juez, "prestaron sevicios abonados con recursos financieros públicos, con plena conciencia de la desobediencia a la suspensión ordenada, como lo evidencia la indicación del carácter 'confidencial' o de 'tacto' en la correspondencia electrónica entre la Administración de la Generalitat y los contratistas privados".

Y pone como ejemplo algunas actuaciones que se llevaron a cabo con el conocimiento de los investigados, como la web en la que se pedían voluntarios (con el logo de la Generalitat y enlazaba con páginas de la Administración catalana), el encargo por parte del Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Generalitat (CTTI) a la empresa T-Systems (que entregó los programas informáticos para el registro de participantes y contabilización de los resultados el día 7 de noviembre, tres días después de la suspensión del TC), o la petición por parte del Departament de Governació al Centre d'Iniciatives per a la Reinserció (CIRE) del material para la votación también con posterioridad al día 4 de noviembre.

La causa contra el que fuera 'conseller' de Presidència en la consulta alternativa, Francesc Homsse sigue en el Tribunal Supremo por la condición de aforado de este, pues cuando fue imputado el pasado mes de mayo ya era diputado del Congreso.

"QUE MUCHA GENTE ABRA LOS OJOS"

Te puede interesar

"Es casi inevitable que no acabe en juicio para nosotros tres y, según como, para Quico Homs dentro de un tiempo", ha reconocido en TV-3 Mas, que ha vinculado el 9-N con el 'Fernándezgate'. "Si tenemos que sacar algo positivo para el 'procés' de todo esto saquémoslo -ha dicho el expresident'-. No es agradable, pero quizás sirva para que mucha gente abra los ojos y vea como actúa el Estado, la Fiscalía está detrás y hemos visto que actúa afinando criterios"

CDC ha anunciado un recurso al auto sobre el 9-N y una querella contra Fernández Díaz, informa Fidel Masreal, mientras que la CUP se ha declarado "inductora y cómplice necesaria" del 9-N. Por su parte, Xavier García Albiol ha aplaudido que el juicio siga adelante ("cuando uno va de chulo y no tiene razón, suele pagarlo"), mientras que la alcaldesa Ada Colau ha dado "todo el apoyo a los encausados por el 9-N. Vergüenza de Estado que persigue acciones democráticas, a la vez que encubre ministros conspiradores".