Ir a contenido

LA RESACA ELECTORAL

El PP pide "generosidad" a PSOE y C's para un gobierno estable

Rajoy buscará de nuevo la gran coalición porque se necesitan "pactos nacionales"

El presidente afirma que si Sánchez no cede, está abierto a "cualquier fórmula"

Patricia Martín

El Presidente del Gobierno en funciones presidio el Comite ejecutivo del Partido Popular

El Presidente del Gobierno en funciones presidio el Comite ejecutivo del Partido Popular / J M PRATS

Igual que hizo tras las elecciones de diciembre, Mariano Rajoy, como ganador de los comicios, enseñó este lunes sus cartas. En la reunión del comité ejecutivo del PP convocada para analizar el resultado del 26-J, y en la rueda de prensa posterior, el presidente en funciones dejó claro que “no va a renunciar a gobernar” y que hará lo posible por “arbitrar una fórmula de gobierno” con el PSOE, y a ser posible también con Ciudadanos, que “garantice la estabilidad que España necesita”.

Eso sí, en esta ocasión el líder popular pudo exhibir que cuenta con mayor legitimidad para intentar formar un Ejecutivo. De hecho, sacó pecho de que PP ha sido la única formación que ha mejorado sus resultados, al ganar 14 escaños (hasta los 137) y aumentar hasta los 52 parlamentarios su diferencia con los socialistas. Por eso, reclamó “generosidad y altura de miras” a sus posibles socios para que en España se conforme “ya” un gobierno. Además, avanzó que llamará “a todos”, pero empezando por Pedro Sánchez, cuando a finales de semana regrese de la cumbre europea por el ‘Brexit’.  

Para facilitar el pacto, Rajoy dijo está dispuesto a estudiar “cualquier fórmula”, incluida la de ofrecer vicepresidencias y ministros a las formaciones que quiere seducir, pero de entrada propuso negociar en torno a prácticamente las mismas “prioridades” que figuraban en el pacto de Estado -empleo, Estado del bienestar, unidad de España, etc.- que ofreció a los partidos constitucionalistas en la legislatura ya extinguida.

PIDE UN ACUERDO PARA CUATRO AÑOS

El presidente dejó clara que su prioridad es buscar un “entendimiento” con el Partido Socialista. “En temas fundamentales necesitamos al PSOE […] Hay cosas que requieren pactos nacionales”, subrayó. Y además abogó por una legislatura que dure “cuatro años” y tenga unos “objetivos marcados”. Si bien, admitió que los socialistas puedan seguir cerrados en banda a acordar con el PP y por ello no descartó gobernar en minoría con “pactos puntuales” o lograr su investidura gracias a la complicidad del PNV, C’s, Coalición Canaria y Nueva Canarias, la vía alternativa que permitiría su reelección como presidente en segunda votación.

Mariano Rajoy

LÍDER DEL PP

"El PP ha sido el único partido que ha crecido y sigue dispuesto a dialogar, hablar y pactar"

El líder conservador pareció seguro de que esta vez sí habrá pacto, e incluso defendió que en el plazo de un mes haya un “acuerdo de mínimos” que facilite al Rey la designación de un candidato. Lo contrario, advirtió, sería una “situación grotesca” y una “irresponsabilidad antológica” porque conllevaría a unas terceras elecciones. Y es que, según subrayó, “no hay alternativa” a un gobierno del PP que no sea la repetición electoral.

El optimismo de Rajoy se basa precisamente en la debilidad del contrario. El jefe del Ejecutivo y su equipo dicen estar convencidos de que esta vez Sánchez no tiene legitimidad, al haber caído de 90 a 85 escaños, para iniciar las negociaciones con unos posibles socios, Podemos y Ciudadanos, también muy debilitados. Por eso, la cúpula del PP está convencida de que en agosto ya estará claro si Rajoy puede continuar gobernando, aunque aún no esté cerrada la fórmula, o se vislumbra un nuevo escenario electoral. La hipótesis que nadie baraja en el PP es que Rajoy, tras lograr el apoyo de casi 700.000 españoles más, vaya a hacerse a un lado para facilitar la gobernabilidad. De hecho, el líder dijo a los suyos que el congreso conservador previsto para renovar la dirección se aplaza hasta que haya nuevo Ejecutivo.