01 dic 2020

Ir a contenido

CITA CON LAS URNAS

El cinturón de Barcelona se tiñe de morado y trazos rojos

En Comú Podem vence en el área metropolitana pero no el PSC resiste el envite

CARLES COLS / BARCELONA

resultados 26J cinturón de Barcelona

En Comú Podem repite victoria en el área metropolitana, como ya hizo en las elecciones del pasado diciembre, las del ‘sorpasso’ en el cinturón, pero una atenta mirada más cercana a ese gran lienzo morado que forman Barcelona y la mayoría de los municipios de su entorno permite descubrir algunas curiosidades cromáticas en segundo plano.

Primera, que el PSC repunta levemente en lo que un día fueron sus feudos. No lo hace, paradójicamente, a costa de la candidatura que ha encabezado Xavier Domènech. El resultado en algunos municipios permite intuir que ha arañado algunas décimas que prestó en su momento a Ciutadans, cuando el partido de Albert Rivera navegaba en la ambigüedad ideológica.

'FERNANDEZGATE' INOCUO

La segunda curiosidad es que porcentualmente el PP sube, en su caso, sí que a costa de Ciutadans. Una vez más el PP ha demostrado ser impermeable a los escándalos. El ‘Fernandezgate’ no le ha hecho al parecer mella alguna, e incluso puede que haya tensionado a su votante más fiel.

La tercera observación cromática es que en el duelo particular que mantienen las fuerzas del ‘procés’, ERC y Convergència, a su pesar actores cada vez más secundarios en el cinturón, los republicanos han salido claramente vencedores.

'EL EFECTO PARLON'

La victoria metropolitana de En Comú Podem es incontestable, salvo, cómo no, en esa isla que siempre ha sido Sant Cugat, donde la novedad es que Esquerra ha quedado por delante de los convergentes, algo inaudito. Lo interesante es, sin embargo, que la victoria morada es muy sólida en aquellos municipios en los que no gobierna el PSC, como Badalona y El Prat, alrededor de 10 puntos de ventaja, y en cambio es más ajustada en aquellas ciudades en las que los socialistas mantienen la alcaldía. El caso paradigmático es Santa Coloma de Gramenet, donde el efecto Núria Parlon ha propiciado casi un empate. También Núria Marín y Antonio Balmón, alcaldes de L’Hospitalet y Cornellà, respectivamente, resisten en sus feudos, probablemente por un cóctel de factores, porque el globo de Ciutadans pierde aire y puede que también por el relevo de Carme Chacón como cabeza de lista. Los factores pueden ser muchos.

La posdata a todo cuanto ha acontecido en las urnas metropolitanas es el caso de Castelldefels, excepción a la norma, donde En Comú Podem ha ganado, pero donde el PP ha conseguido escalar a la segunda posición, eso sí, a costa del retroceso de Ciutadans.