DE VUELTA A LAS URNAS

Redoble por el cuarto escaño de Lleida

PSC, CDC, PPC y ERC se disputan el último diputado de la circunscripción en una contienda muy igualada

Convergència se quedó a medio millar de votos de arrebatar la plaza a los socialistas

Redoble por el cuarto escaño de Lleida
2
Se lee en minutos
Rafa Julve
Rafa Julve

Periodista

ver +

Redoble de tambores en Lleida. El último de los cuatro escaños que se disputan en esa circunscripción tiene varios pretendientes con posibilidades que, de conquistarlo, podrían como mínimo salvar la cara el 26-J. Desde las pasadas elecciones esa plaza está en manos del PSC, que se la quedó por los pelos. Convergència, el PPC y ERC son los aspirantes mejor colocados para arrebatársela.

CDC ya estuvo a punto de conseguirlo el 20-D, con lo que hubiera obtenido su segundo escaño en Lleida y el noveno en Catalunya. De haberlo hecho no solo habría empatado con ERC en el segundo puesto en número de asientos en el cómputo global, sino que habría dejado a los socialistas con siete y en cuarta posición. Y le faltó poco. En la noche electoral aquella acta estuvo bailando durante todo el recuento y finalmente el PSC se lo llevó por apenas mil votos más que los convergentes, entonces DiL. Una vez contabilizado el voto exterior, el margen aún fue más estrecho: los nacionalistas se quedaron a 524 papeletas, razón de más para que hayan redoblado esfuerzos en esa circunscripción.

LOS VOTOS DE UNIÓ

Los socialistas, que habían programado una visita de Pedro Sánchez a la capital del Segrià pero finalmente ha sido anulada, no lo tendrán fácil. En juego entra también la ausencia de Unió en estos comicios. Los democristianos sacaron 4.867 papeletas en la demarcación de Lleida el 20-D y el trasvase de esos votantes podría resultar decisivo si desoyen la petición de Ramon Espadaler de votar en blanco.

Convergència tratará de pescar en ese caladero, pero no estará sola. El PP también ha depositado muchas esperanzas en ese electorado conservador para recuperar el escaño que perdió hace seis meses por 2.308 votos. Desde 1979 los populares se han quedado sin plaza en Lleida en cuatro de 11 elecciones y ahora van a por él con toda la artillería. Mariano Rajoy pasó por la capital de la provincia en la campaña de las autonómicas del 27-S, pero no en la de las generales. Este domingo volverá a hacerlo al rescate de la candidatura de José Ignacio Llorens.

Noticias relacionadas

DIFÍCIL PARA ERC, Y MÁS PARA C'S

Más difícil lo tiene ERC, que el 20-D se quedó a 2.510 escrutinios de su segundo escaño en aquella circunscripción. Los republicanos, que hasta entonces solo habían conseguido un diputado en Lleida en el 2004, no dan la batalla por perdida y también echarán más leña al fuego para que salte la sorpresa. En su caso poco tienen que rascar de los votos huérfanos de Unió, pero sí puede jugar a su favor el desgaste que viene acumulando Convergència en los últimos años. La gran campanada, no obstante, la daría Ciudadanos si lograra estrenarse en el casillero: necesita 6.248 apoyos más de los 17.897 que obtuvo en los anteriores comicios para sacar un diputado en Lleida.