INVESTIGACIÓN SOBRE LA FORTUNA DEL 'EXPRESIDENT'

Exaltos cargos de la Generalitat exculpan a la familia Pujol del cobro de comisiones bancarias

Niegan haber recibido "aguinaldos" de la banca por la gestión de las nóminas de sus empleados

Un exbanquero acusó a la familia del 'expresident' de enriquecerse con los sueldos de funcionarios

Jordi Pujol Ferrusola (derecha), con su abogado, Cristobal Martell, en septiembre del 2014.

Jordi Pujol Ferrusola (derecha), con su abogado, Cristobal Martell, en septiembre del 2014. / DANI POZO

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Los exaltos cargos de la Generalitat exaltos cargos de la Generalitatque han declarado este lunes en la Audiencia Nacional han exculpado a la familia del 'expresident' Jordi Pujol Soley del cobro de comisiones pagadas por la banca por el rendimiento de las nóminas de empleados públicos, tal como denunció hace unos meses un exdirectivo de la entidad financiera Natwest Mark. Los ejecutivos de empresas como Ferrocarrils de la Generalitat o el Incasòl han asegurado que los réditos que proporcionaban esos depósitos eran pequeños y se ingresaban en las cuentas de las entidades que dirigían, negando que se percibiera dinero en efectivo. Los beneficios eran de escasa relevancia. Uno de los testigos ha dicho que, en su caso, eran de 60 euros al mes.

El exbanquero del Natwest Mark Gumersindo Campos Guzmán, que trabajó en la entidad desde 1987 a 1995, remitió primero una carta al juez relatando las supuestas irregularidades. Después fue interrogado por la policía y denunció acuerdos entre bancos, grandes empresas y organismos públicos para gestionar las nóminas de los empleados, “acumular los saldos en las cuentas bancarias” y, a cambio, pagar en efectivo un porcentaje por los beneficios obtenidos.

"AGUINALDOS"

Estas supuestas comisiones, dijo, se repartían entre “aguinaldos” para exaltos cargos y desembolsos en efectivo a distintos “despachos”, entre ellos el de Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente de la Generalitat, en la calle de Ganduxer de Barcelona.

Los interrogados  aseguran que las bonificaciones eran pequeñas y nunca se abonaban en efectivo

Ante el magistrado han comparecido este lunes siete testigos, entre ellos el exdirector de Ferrocarrils de la Generalitat Antonio Herce (condenado en su día a cuatro años de cárcel por malversar fondos), al exgerente del Incasòl Antonio Paradell y al exdirector del departamento de Hisenda Francesc Xavier Ruiz Portal. También han declarado dos empleados del Natwest, así como otras personas.

En el auto del pasado mayo por el que se acordaba la citación de estas personas, el juez José De la Mata señalaba que de la declaración del exbanquero del Natwest Mark “se desprende la existencia de una posible operativa para que la familia Pujol amasase grandes cantidades de efectivo para su patrimonio personal”. Esa operativa era supuestamente el cobro de parte de las comisiones que proporcionaban los bancos por los saldos de empresas públicas.

PEQUEÑOS RENDIMIENTOS

Los dos empleados del Natwest Mark que han comparecido como testigos, y que sustituyeron al denunciante en su puesto, han explicado al juez que la gestión de los saldos de las empresas públicas se hacía a través de “un producto estándar” que ofrecía los bancos a un interés del 0,1% o el 0,3%. A su entender, era una práctica “normal y regulada”. Eran pequeñas bonificaciones por la domiciliación de estas nóminas. Y agregaron que este dinero “nunca” se pagó en efectivo, sino que se abonaba en la propia cuenta de cada una de las compañía.

"Acudías al banco "Acudías al banco que te daba más", declara ante el juez uno de los exaltos cargos

Noticias relacionadas

La misma versión ha sido mantenida por los exaltos de las empresas públicas de la Generalitat que han sido interrogados. Incluso Paradell, exdirector del Incasòl, ha precisado que la cantidad que se percibía por los fondos depositados para pagar las nóminas era pequeño, cifrando dicha cantidad en unas 10.000 pesetas al mes, unos 60 euros, por la nómina de 50 funcionarios. “Acudías al banco que te daba más”, ha afirmado este exalto cargo. Tanto él como Herce han reiterado que el dinero iba a parar a la empresa pública, y no a sus bolsillos ni a los de la familia Pujol.

El juez también ha interrogado a la testigo Nuria Villena, exempleada del Ayuntamiento de Barcelona, a la que se le ha preguntado por una transferencia de 12 millones de pesetas (72.000 euros) que se hizo en los años 90 desde una cuenta a su nombre a otra de Jordi Pujol Ferrusola en Andorra. La testigo ha dicho no recordar esa cuenta, ni ese movimiento bancario, aunque ha explicado que participó en un proyecto para crear una universidad en el país pirenaico.