Rivera vincula a Podemos con el escrache independentista que sufrió en Barcelona

"No hay reventadores en este país suficientes para frenar a Ciudadanos", asegura

El candidato del partido naranja pide el voto a los seguidores del PSOE que no quieren ser "comparsa" de Podemos

Albert Rivera, durante el mitin de Ciudadanos en Valencia.

Albert Rivera, durante el mitin de Ciudadanos en Valencia. / MIGUEL LORENZO

Se lee en minutos

LAURA L. DAVID / VALÈNCIA

El candidato de CiudadanosAlbert Rivera, intentó vincular este domingo a Podemos con el escrache que padeció la víspera en Nou Barris y el ataque a una mesa informativa de su partido en Vallecas. En un mitin en València, Rivera pidió a la formación de Pablo Iglesias "que condene también la violencia de los suyos".

"Mientras nosotros estábamos en un acto para unir a los catalanes con España, algunos, amigos por cierto del señor Iglesias como la CUP, nos reventaban ese acto", afirmó en referencia a los independentistas que intentaron boicotear su intervención en Barcelona. Igualmente denunció las amenazas sufridas por un compañero en Vallecas por parte de "un socialdemócrata, con un perro socialdemócrata, y con diez más que iban a levantar la mesa". "No hay reventadores en este país suficientes para frenar a Ciudadanos", clamó Rivera.

Durante su intervención, el líder del partido naranja escenificó la ruptura del idilio iniciado entre Ciudadanos PSOE en la breve y fallida legislatura pasada. Pidió el voto a los electores decepcionados con el PP y Mariano Rajoy, pero también a los votantes del PSOE que "no entienden por qué tiene que ser la comparsa" de Podemos y, en el caso valenciano, de Compromís.

"Si no se fían del PSOE por apoyar a (Manuela) Carmena y (Ada) Colau, que confíen en nosotros", demandó Rivera situando a estos gobiernos municipales en el terreno de las "ocurrencias", el "populismo" y el "disparate" alineándose prácticamente con el argumentario de Rajoy, que colocó este fin de semana a las alcaldías de Madrid y Barcelona en el terreno del "caos".

Frente a la "sopa de letras" de Unidos Podemos en la que Rivera cree que ha entrado "lo mejor de cada casa", el líder de C’s reivindicó su "proyecto común" para toda España y se erigió en una "palanca del cambio a mejor".

PINCHAR LA "BURBUJA POLÍTICA"

Rivera se presentó a sí mismo como un dirigente sin mochilas y con las "manos libres y limpias" al que nadie puede llamar para pedir un aforamiento y, con esas credenciales, prometió que para llegar a acuerdos de gobernabilidad con su partido será necesario pinchar la "burbuja política" que para él supone la corrupción y "regenerar" la política, suprimiendo "entes duplicados" y "chiringuitos políticos" como las diputaciones.

En materia económica, Rivera anunció una bajada del IRPF de tres puntos a partir del 2018. Y, en cuanto a enseñanza, reiteró que para que Ciudadanos entre en el Gobierno será condición "sine qua non" un pacto nacional por la educación, que corte con los que quieren "imponer o prohibir" lenguas en la escuela o reformar la distribución del sistema de enseñanza pública y concertada, que para el de C’s funciona "bien" y "lo que funciona bien, no se cambia".

CORREDOR MEDITERRÁNEO Y FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Te puede interesar

Estando en València, Rivera se comprometió a materializar dos asuntos que todos los partidos prometen allí: la puesta en marcha del corredor del Mediterráneo y una nueva financiación autonómica, para "garantizar" la educación y la sanidad con un catálogo de servicios único en toda España y la ley de dependencia". Para ello, anunció que creerá un fondo de cohesión social mediante el que se garantice que todos los pacientes puedan acudir al médico en cualquier parte de España "sin trabas" y que garantice la ley de dependencia.

Pero fue la cuestión identitaria una de las más aplaudidas, cuando Rivera elogió la capacidad de los valencianos de sentirse orgullosos de ser "valencianos y españoles" a la vez. "No permitan que en València hagan lo mismo que los nacionalistas en Catalunya; en mi tierra lo están consiguiendo", alertó el líder de C’s, que presentó a su partido como el que va a "tirar del carro" para que "los viejos partidos o se suban al carro o se queden atrás" y para que los del "cambio a peor", en referencia a Unidos Podemos, no tengan "ningún argumento". "Quien quiera modernización, que vote a Ciudadanos; quien quiera dar marcha atrás, que vote a Pablo Iglesias, y quien quiera que todo siga igual, que vote a los de siempre", pidió Rivera equiparando los proyectos políticos de PP y PSOE.